Las grandes firmas insisten: el futuro de Italia no está solucionado todavía

Fuente: WFG
05/09/2019 10:16

MADRID, 04 SEP. (Bolsamania.com/BMS) .- La situación política en Italia parece que empieza a tomar buen camino después del acuerdo de gobierno entre Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático. Así se refleja, también, en los mercados. La bolsa italiana cotiza al alza, la prima de riesgo cae y el bono se sitúa en mínimos históricos. Sin embargo, las grandes firmas de análisis creen que esta coalición solo supone un parche y que el problema de Italia no está solucionado. La sombra de otras elecciones y la vuelta de Salvini no se ha despejado del todo.



Tras dar su aprobación los afiliados, ambos partidos tiene el visto bueno para poner en marcha su Gobierno de coalición. Es más, este miércoles, el presidente italiano, Sergio Mattarella, aceptó la lista de nombramientos presentada por el primer ministro y encargado de formar el nuevo Ejecutivo, Giuseppe Conte. Todos ellos juran cargo este jueves.



Los italianos y el resto de Europa han dejado de contener la respiración, ya que esta alianza reduce la gran confrontación entre Roma y Bruselas. "Uno de los grandes riesgos para las perspectivas europeas, el de una crisis de deuda italiana, ha retrocedido significativamente por el momento", apuntan en Berenberg.



Ahora, el gran desafío al que debe enfrentarse inmediatamente el nuevo Gobierno es al de rendir cuentas. Antes de que acabe septiembre tiene que presentar los presupuestos para 2020 antes el parlamento de Italia. Y antes del 15 de octubre, en la Comisión Europea. "Ahorro más de 20.000 millones de euros para cumplir con las normas de la Unión Europea (UE) y evitar el aumento ya legislado del IVA del 22% al 25,2% en 2020 será un desafío", añaden.



Por el momento, los inversores han acogido esperanzados los últimos acontecimientos y esto está haciendo que el viento sople a favor de Italia. En abril, justo antes de que la Comisión Europea presentara sus últimas previsiones italianas, el rendimiento de los bonos a 10 años se situaba en el 2,5%. En estos días ha caído a mínimos históricos, por debajo del 1%. Por otra parte, el país está viendo cómo los ingresos fiscales han aumentado en el primer semestre de 2019. Berenberg señala que "con algunas medidas compensatorias adicionales y un poco de contabilidad creativa, Italia podría cerrar la brecha fiscal de 2020 que la UE había puesto originalmente en 20.000 millones de euros, lo suficiente como para evitar el aumento del IVA".



El nuevo Gobierno y Bruselas probablemente puedan evitar un conflicto importante sobre el presupuesto 2020 de Italia si "Roma también se mueve en la dirección correcta en términos de reformas estructurales y logra un tono conciliador". A esto ayuda que la presidenta designada de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, haya dicho que las reglas fiscales deben interpretarse de manera flexible. "En el caso poco probable de que el Gobierno no pueda convencer a la UE, Italia puede tener que seguir adelante con un aumento parcial del IVA. Como esto permitiría a Salvini actuar aún más fuerte contra el nuevo Gobierno y la UE, todas las partes involucradas, incluida Bruselas, tratarán de evitarlo", dicen los analistas.



Sin embargo, no todo está solucionado en Italia. "Gobernar será más complicado que acordar una coalición" ya que se trata de una "alianza incómoda". Además del deseo conjunto de evitar nuevas elecciones y mantener al líder de la Liga, Matteo Salvini, fuera del Gobierno, hay "poco amor entre los nuevos socios". Por ello, "la capacidad de Conte para negociar compromisos entre ambas partes será aún más crucial", afirma Berenberg, que destaca que "el riesgo de elecciones anticipadas y el regreso de Salvini como jefe de un Gobierno potencialmente más euroescéptico se cierne como una espada sobre Italia en el futuro previsible". Si bien Salvini ha perdido parte de su atractivo, la Liga se mantiene cómodamente por delante de todos los demás en las encuestas de opinión. "Después de elecciones anticipadas, probablemente se podría construir una mayoría parlamentaria con la extrema derecha italiana".



A esto hay que añadir que, como explican estos expertos, "parece improbable" que la nueva coalición implemente las reformas estructurales a favor del crecimiento que Italia necesita a largo plazo, pero "probablemente no empeorará la situación", concluyen.