Los futuros europeos, al alza tras las fuertes caídas por el miedo a una recesión

Fuente: WFG
15/08/2019 08:29

MADRID, 15 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- Después de la tormenta llega la calma. Y eso es lo que parece que va a pasar en las bolsas europeas este jueves. Un día después de registrar pérdidas ante los temores por una posible recesión, los futuros vienen teñidos de verde en una jornada en la que la bolsa italiana está cerrada por festivo. El IBEX 35 cotiza al alza antes de la apertura, con una subida cercana al 0,2%.



El miércoles, los merca mundiales se movieron a la baja, con Wall Street cerrando con caídas del 3% y el selectivo español cayendo cerca de un 2%. A los datos débiles de Alemania y China, que alimentaron los malos augurios acerca del debilitamiento de las principales economías mundiales su unió que la curva del rendimiento del Tesoro de EEUU se invirtiera por primera vez desde 2007.



"Las bolsas abrirían con cierto rebote tras las fuertes ventas de ayer pero con las miradas puestas en la pendiente 2-10 años estadounidense que ya se encuentra invertida", destacan los analistas de BANCO SABADELL. Esto supone, tradicionalmente, un indicador de que una recesión se acerca. Por su parte, los rendimientos de los bonos alemanes y franceses también alcanzaron mínimos históricos.



Sin embargo, "el crecimiento negativo en Alemania es el último de una serie de noticias negativas esta semana. Europa ya se enfrenta a grandes problemas a medida que la incertidumbre política en Italia retumba y la posibilidad de un Brexit sin acuerdo todavía está dando vueltas", apuntan en CMC Markets.



Antes de la apertura del mercado de este jueves, el Dax alemán, sube cerca de un 1%, el CAC40, un 0,3%, el FTSE 100, un 0,2%, el Euro Stoxx, un 0,7%, y el Ibex 35, suma un 0,2%. Italia permanece cerrada por festivo.



En cuanto a las divisas, el euro cotiza al alza en su cruce con el dólar, hasta los 1,115. Mientras, en el mercado de materias primas, el petróleo de referencia en Europa, el Brent, cede más de un 0,3%, hasta los 59,28 dólares por barril. Los inversores "temen que una desaceleración en la economía mundial provoque una caída en la demanda de energía. Alemania es una importante nación manufacturera y el país podría estar cayendo en una recesión, y los últimos informes económicos de China también apuntan a una desaceleración, y eso alimenta la posibilidad de una demanda futura de petróleo más débil", explican en CMC Markets.