Alemania se plantea emitir bonos para gastar más en protección del clima

Fuente: WFG
09/08/2019 10:29

MADRID, 08 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- Alemania podría dar un giro radical a su política fiscal y abandonar el 'cero negro', como se conoce a su política de presupuesto equilibrado, aprovechando el interés del mercado en el Bund. El Gobierno de Angela Merkel ha reconocido que tiene sobre la mesa un plan que implicaría una nueva emisión de deuda para financiar el ambicioso paquete de medidas contra el cambio climático que prevé poner en marcha, aunque también ha asegurado que aún no hay ninguna decisión tomada.



El Ejecutivo alemán se reunirá el próximo 20 de septiembre para discutir, y previsiblemente aprobar, el mencionado paquete de protección del clima, que tiene un alcance considerable y requeriría una importante inversión. Cuenta con medidas concretas que ya defienden la mayoría de los partidos, por lo que ese podría ser también el día en el que el Gobierno federal rompa con una línea que ha durado años y cuyo cuestionamiento había sido impensable hasta ahora.



La política del 'cero negro', que ha sido uno de los pilares germanos, implica lograr un presupuesto equilibrado, sin déficit ni deuda. Wolfgang Schäuble consiguió este objetivo en 2014, cuando era responsable de la cartera de Finanzas, y desde entonces Alemania lo ha mantenido. Sin embargo, según publicaba Reuters este jueves, citando a un alto funcionario del Ejecutivo germano, la situación está a punto de cambiar.







Y es que Alemania se plantea abandonar este equilibrio en pos de la protección del clima, por lo que ya estudia emitir más deuda para financiar este costoso paquete de medidas. El desafío es hacerlo sin que eso genere un agujero en el presupuesto, y quizá eso sea lo que más reticencias está despertando en el gabinete de la canciller. No obstante, si al final toma la decisión, lo hará apoyándose en el interés creciente de los inversores por el Bund.



La deuda alemana está registrando altos niveles de demanda pese a su rentabilidad negativa, ya que se considera un activo seguro en tiempos tan turbulentos como el actual, con amenazas crecientes como la del Brexit duro o la guerra comercial entre EEUU y China. Y la idea es aprovechar este tirón porque, como decía el funcionario citado por Reuters, "una vez que está claro que la nueva deuda ya no es un tabú, todos levantan la mano y quieren más dinero".



VINCULAR LOS BONOS AL PLAN CLIMÁTICO



Según parece, la idea de Berlín es vincular y limitar los nuevos bonos estrictamente al plan protección del clima para evitar cualquier problema futuro con el presupuesto, aunque el Gobierno de Merkel se ha apresurado a asegurar que aún no hay ninguna decisión tomada al respecto. Según recogía Bloomberg este jueves, un portavoz del Ministerio de Finanzas que dirige Olaf Scholz ha asegurado que aún se mantiene la política del presupuesto equilibrado y que por ahora no hay intención de aliviar la disciplina fiscal, aunque sin desmentir que se estuviese planteando la nueva emisión para financiar la lucha contra el cambio climático.



Y varios legisladores alemanes se posicionaron en línea con el Gobierno. De hecho, Johannes Kahrs, portavoz del SPD para el presupuesto, ha recordado que hay un acuerdo entre los socialdemócratas y los demócratas cristianos de la canciller Angela Merkel para no asumir nuevas deudas. "Si gastamos todo nuestro poder de acción ahora, el Estado no tendrá ningún recurso cuando realmente haya dificultadeseconómicas", ha señalado, refiriéndose a las alarmas que no dejan de llegar desde el país germano sobre una posible recesión.



Sin embargo, los llamamientos para contraer nuevas deudas están cobrando fuerza antes de la reunión de septiembre, en la que se espera que el Gobierno alemán acuerde medidas adicionales para ayudar a financiar sus planes ambientales. Incluso dentro del SPD. De hecho, Karl Lauterbach, que está haciendo campaña para convertirse en copresidente del partido, ha dicho en una entrevista que "el Ejecutivo tendrá que asumir una nueva deuda si la economía se ralentiza", aunque lo que está claro es que "necesitamos crear exenciones al freno fiscal para la educación o la nueva energía, para aumentar nuestros esfuerzos en estas áreas".