Los gestores, sobre Lagarde: "Vale más como política e influirá en los gobiernos"

Fuente: WFG
09/07/2019 10:21

MADRID, 03 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- La propuesta de Christine Lagarde como nueva presidenta del BCE ha sorprendido a los gestores de fondos. Pero lo cierto es que, pasadas las primeras horas tras su postulación, su perfil les agrada, y mucho. Valoran de ella su carácter ‘dovish’ y su cintura política, que puede llegar a pesar más que lo financiero, y prevén que empoderará a su ‘lugarteniente’, el nuevo economista jefe del organismo, Philip Lane.



"Si bien Lagarde puede implementar pequeños cambios marginales, esperamos que continúe con las políticas súperacomodaticias del BCE", señala David F. Lafferty, estratega jefe de Natixis IM. La francesa es más "un animal político" y no tanto una economista clásica. Pero lejos de preocupar a los gestores, estos lo valoran como positivo y ven con buenos ojos su red de contactos políticos. "Sus antecedentes en el FMI y sus habilidades como negociadora entrarán en juego cuando tenga que defender un mayor espacio fiscal y una reforma estructural en todo el continente, en un entorno donde las herramientas monetarias han perdido gran parte de su eficacia", cree el experto.



Aunque es pronto para sacar conclusiones, "parece que un nuevo programa de compra de bonos es más probable con Lagarde que con algunos de los otros candidatos de los que se hablaba", según Diego Fernández Elices, director general de Inversiones de A&G Banca Privada. En su opinión, será percibida en el mercado como ‘dovish’, especialmente después de sus declaraciones en el reciente G20. Como Mario Draghi, a quien relevará previsiblemente el próximo 1 de noviembre, entiende la importancia de la política fiscal para apoyar a la economía de la zona euro, y ha argumentado con frecuencia que los gobiernos que tengan la posibilidad de hacerlo deberían utilizar su política fiscal para mitigar las desaceleraciones.



Como recuerda Andrew Bosomworth, gestor de PIMCO, Lagarde ha abogado a modo personal por que el BCE mantenga una postura acomodaticia, al tiempo que el FMI -del que aún es su directora gerente- ha defendido una mayor "simplicidad y simetría" del objetivo de inflación, por lo que "se espera que parte de su enfoque esté aquí".







La mayoría de los gestores de fondos califican a Lagarde como "pragmática y no dogmática", como lo ha sido Draghi, pero aventuran "cambios en su estilo de liderazgo". El italiano ha establecido repetidamente la agenda, la vez más reciente en el foro del BCE en Sintra (Portugal), compareciendo ante la prensa con declaraciones que no habían sido acordadas previamente con el consejo de gobierno. Es decir, ha ido más ‘por libre’. Sin embargo, "es probable que Lagarde haga mayores esfuerzos para basar sus decisiones en la opinión de consenso del consejo", augura Ulrike Kastens, economista de DWS (Deutsche Bank).



LANE Y DE GUINDOS, REFORZADOS



La derivada de este cambio de liderazgo es que la voz de Philip Lane, exgobernador del Banco de Irlanda y nuevo economista jefe del BCE, se tendrá más en cuenta si cabe en las reuniones del organismo. Será el ‘escudero’ de Lagarde, compensará el déficit que la francesa tiene como banquera central y, en la práctica, su poder de influencia podría llegar a ser mayor (o, como mínimo, igual) que el de Luis de Guindos, actual vicepresidente del BCE y exministro de Economía de España. No obstante, tanto Lane como De Guindos ganarán en importancia y el nuevo proceder del BCE será hacer "más equipo".



Cuantitativamente, los tipos de interés de referencia se mantendrán "en niveles mínimos récord al menos hasta la primera mitad de 2020" y, cuando Lagarde tome posesión, el BCE ya podría haber bajado diez puntos básicos más la tasa de facilidad de depósito, hasta el -0,50%, según Ann-Katrin Petersen, estratega de Allianz GI.