El PSC resiste y no se deja tentar por un tripartito con ERC y Colau en Barcelona

Fuente: WFG
04/06/2019 07:27

MADRID, 03 JUN. (Bolsamania.com/BMS) .- El socilaista Jaume Collboni no ha cedido ni un milímetro en sus intenciones de ser el dique de contención del independentismo en la ciudad de Barcelona. Poco más de una semana después de los comicios municipales del 26-M, que arrojaron un escenario de alta incertidumbre en la capital catalana, el candidato del PSC mantiene su negativa a cualquier forma de tripartito que incluya a ERC.







"El único gobierno que vemos posible es con los comunes", aseguran fuentes del partido. Descartan, tajantes, una aproximación a Ernest Maragall para facilitar el pacto de izquierdas que piden desde el entorno de la alcaldesa en funciones, Ada Colau, en la Alcaldía de la Ciudad Condal. "Con nosotros que no cuenten", señalan fuentes del partido. "No vamos a contribuir a hacer de Barcelona un nuevo plató del independentismo", insisten.



La alternativa que ven con muy buenos ojos es la oferta del candidato liberal y líder de BCN Canvi-Cs, Manuel Valls, de respaldo a los socialistas para aupar a Colau. Sin embargo, destacadas voces del espacio de En Comú Podem reniegan de apoyarse en él y en Ciudadanos para que la todavía primera edil revalide el cargo.



Aseguran desde el PSC que el cheque en blanco que ha extendido el exprimir ministro galo es sincero y lo extrapolan al resto de la formación naranja. El partido de Rivera había puesto en cuarentena el respaldo sin condiciones de Valls a la "menos mala de las opciones" y exigía abrir negociaciones con los socialistas. "Pero no están en condiciones de exigir nada", aseguran desde el partido de Collboni a Bolsamanía y hablan de una abstención ante un "gobierno Colau-Collboni".



"Ciudadanos no soportará ceder el Ayuntamiento a los independentistas", argumentan, por lo tanto, no les acabará quedando otro remedio que prestarse a apuntalar a 'los comunes'. La alternativa a un pacto de dos de las fuerzas de izquierdas es que el republicano Ernest Maragall se haga con la alcaldía al ser la lista más votada, una opción que "radicaliza a Valls quien quiere buscar el centro político", explican fuentes próximas.



La alcaldesa en funciones, Ada Colau, por su parte, hace de funambulista y mantiene silencio sobre la oferta de Valls. Se deja querer por todos y ya ha logrado que Maragall renuncie a la muleta de Junts per Catalunya, junto a quienes se oponía a gobernar. "Está encima de la mesa", ha reconocido el republicano en alusión a prescindir de la formación de los exconsellers Joaquim Forn i Elsa Artadi.



Por otra parte, sectores de En Comú Podem defienden aceptar los votos de Valls. En concreto, el diputado de En Catalunya Sí que Es Pot, Lluís Rabell, se ha alineado con quienes prefieren pactos contranatura antes que ver el Ayuntamiento en manos independentistas.



COLAU TIENE MÁS DE UN 50% DE POSIBILIDADES



Pero todo sigue en el aire y a poco más de dos semanas para la jornada de constitución de las alcaldías, se barruntan varias opciones, como que Colau y Maragall compartan la vara. Consideran fuentes consultadas que es poco probable que Colau renuncie a la Alcaldía, aunque se la sirva en bandeja un compañero tan incómodo como Valls, y sólo una fórmula bicéfala con Maragall podría atraerla hacia el pacto con los republicanos. Pero ERC ha rechazado esta propuesta.



Las mismas fuentes señalan que, en estos momentos, hay más de un 50% de posibilidades de que la alcaldesa en funciones acepte ir de la mano de Collboni. "Con Colau nos podemos entender si decide de forma clara no pactar con los independentistas", insisten en el PSC.



Los expertos señalan que aún es pronto para cerrar ningún pacto y auguran que los 10 días que faltan para el pleno del 15 de junio serán de alto voltaje. En esa fecha, se convocará el pleno municipal que votará una sola vez quién se hace con la vara. Será elegido quien logre la mayoría absoluta. En Barcelona, 21 ediles. Si ninguno lo consigue, se proclamará alcalde el concejal que encabece la lista con mayor número de votos en las elecciones y en caso de empate, se resolverá por sorteo.