La mayoría de la Fed apoya detener la reducción del balance a final de año

Fuente: WFG
20/02/2019 20:45

MADRID, 20 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- Las actas de la última reunión de la Reserva Federal de EEUU (Fed) han reforzado el cambio de tono del banco central hacia una política más acomodaticia, después de que el organismo presidido por Jerome Powell señalara a finales de enero que será "paciente" a la hora de subir los tipos de interés.



Una de las principales conclusiones es que la mayoría de miembros del FOMC, el Comité Federal de Mercado Abierto que decide la política monetaria, apoya detener la reducción del balance a final de año.



Este martes, Loretta Mester, presidenta de la Fed de Cleveland, se mostró a favor de terminar este mismo año con la reducción del balance del banco central. Además, consideró positivo ir anticipando esa reducción al mercado para eliminar la incertidumbre sobre este proceso. La semana pasada, Lael Brainard, gobernadora de la Fed, realizó unas declaraciones similares.



Este asunto fue uno de los principales debates que mantuvo la Fed en su última reunión, tal y como muestra el documento publicado por el banco central. Sobre todo porque los inversores percibieron que esta reducción supone una retirada de liquidez sin precedentes, lo que a su vez es considerado como un proceso de endurecimiento monetario adicional a las cuatro subidas de tipos de interés que realizó la Fed en 2018.



Jerome Powell fue muy explícito en la rueda de prensa posterior a la reunión, al comentar que "la reducción del balance se completará antes de lo esperado" y que el tamaño de ese balance será "mayor de lo estimado inicialmente". Esto implica que el conocido como 'endurecimiento monetario' (quantitative tightening), el proceso mediante el cual la Fed adelgaza su balance en 50.000 millones de dólares, puede terminar a final de año o principios de 2020.



MÁS INCERTIDUMBRE SOBRE LA ECONOMÍA



Por otro lado, los miembros del FOMC constataron un aumento de la "incertidumbre" sobre las previsiones económicas globales, sobre todo por una mayor desaceleración económica en "Europa y China, la política comercial, el final del impulso de los estímulos fiscales y el cierre parcial del Gobierno federal", que en conjunto provocaron un "endurecimiento de las condiciones financieras".



En este escenario, algunos miembros de la Fed señalaron que sería conveniente volver a calibrar el mensaje más acomodaticio sobre los tipos de interés si esas incertidumbres se reducen en los próximos meses. Sin embargo, otros miembros del FOMC afirmaron que, mientras la inflación se mantenga en los niveles actuales, la Fed podrá continuar con su postura paciente con los tipos de interés.