Honda cerrará una planta en Reino Unido en 2022 y pone en riesgo 3.500 empleos

Fuente: WFG
18/02/2019 17:27

MADRID, 18 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- El fabricante japonés de automóviles Honda ha anunciado que cerrará su planta británica de Swindon en 2022. Esta decisión supone un nuevo golpe para el sector automovilístico británico en medio de la incertidumbre que rodea al mercado ante la posibilidad de que se produzca un Brexit sin acuerdo.



Según 'Sky News', el anuncio se hará oficial por parte de Honda este martes y pone en riesgo 3.500 empleos. No obstante, la firma nipona mantendrá su sede europea en Bracknell (Reino Unido), así como las operaciones de su equipo de Fórmula Uno en el país británico.



Honda ensambló más de 160.000 vehículos en la planta británica que va a cerrar en 2018, lo que representa más del 10% de la producción total de Reino Unido de 1,52 millones de unidades. Otras marcas como Nissan también han anunciado medidas de contingencia ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). La marca asiática fabricará finalmente la próxima generación del X-Trail para el mercado europeo en su planta de Hyushu (Japón), y no en Sunderland (Reino Unido) como anunció en 2016.



Por su parte, el fabricante de automóviles británico Jaguar Land Rover realizará una semana de paro adicional (del 8 al 12 de abril) este año en sus plantas de Reino Unido como consecuencia del Brexit. El grupo BMW también ha anunciado que reforzará su logística para incluir opciones de transporte aéreo como parte de los planes de contingencia de la compañía tras la 'ruptura', aunque espera que Reino Unido siga siendo parte del mercado común.



La planta de Mini (del grupo BMW) en Oxford también trasladará su tradicional parón estival de mantenimiento al mes de abril en caso de que no se logre un acuerdo con el objetivo de minimizar el riesgo de una posible interrupción del suministro de piezas a corto plazo.



Y Ford ha advertido de que un Brexit sin acuerdo costaría 7.000 empleos en Reino Unido, ya que trasladaría su producción fuera del país. En concreto, la compañía dijo que una salida desordenada "sería catastrófica para la industria automovilística del Reino Unido y para las operaciones manufactureras de Ford en el país", y aseguró que tomará cualquier decisión "necesaria para preservar la competitividad" de su negocio en Europa.