El mercado respira: da igual quién gane las elecciones, las reformas no cambiarán

Fuente: WFG
14/02/2019 09:17

MADRID, 13 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- Las elecciones anticipadas parecen un hecho. Si todos los pronósticos se cumplen y Pedro Sánchez anuncia este viernes que adelanta los comicios, será la tercera vez en poco más de tres años que los españoles acudan a las urnas para elegir Gobierno. Sin embargo, el mercado está tranquilo. El Ibex apenas ha acusado la nueva oleada de incertidumbre que supone el rechazo del Congreso a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, y los analistas apuntan que una nueva cita en las urnas no cambiará sustancialmente las cosas, porque las reformas se mantendrán independientemente del resultado.



Los independentistas, al votar en contra de los Presupuestos, han precipitado el principio del fin de la legislatura y por ello en todos los círculos, tanto políticos como empresariales, ya se espera el anuncio de elecciones anticipadas. A nadie se le escapa que tal y como están las encuestas los comicios podrían suponer un cambio de color del Gobierno, aunque eso es algo que no inquieta. Según explican los analistas de Berenberg, "no esperamos grandes retrocesos en las reformas en ninguno de los escenarios políticos realistas". Es decir, que independientemente de que se forme un gobierno de izquierdas liderado por el PSOE con apoyo de Podemos y otras fuerzas, o de derechas encabezado por PP y Cs con apoyo de Vox, las reformas se mantendrán.







Además, estos expertos apuntan que en unas nuevas elecciones todos los partidos, da igual del ala que sean, se encontrarán con las mismas "dificultades" para llegar a la Moncloa y para gobernar, ya que serán necesarios los pactos dada la fragmentación parlamentaria que anticipan los sondeos. Por eso creen que "tras el fuerte impulso reformista de los años posteriores a la crisis, el estancamiento político o los gobiernos débiles que luchan por impulsar cambios importantes pueden no ser tan malos después de todo".



Ni siquiera en España, donde el crecimiento sigue siendo fuerte, aunque ya ha dado muestras de debilitamiento. Los analistas advierten que aunque a priori el efecto en la economía podría ser limitado, existen riesgos. En este sentido, desde Julius Baer apuntan que "cualquier inestabilidad política duradera podría volver a ser motivo de preocupación para los inversores y las agencias de calificación, ya que supondría un riesgo para la aplicación de las reformas y la sostenibilidad de la deuda". Precisamente este miércoles, antes de conocerse el resultado de la votación en el Congreso, que tumbó los PGE, la agencia de calificación Moody's alejaba una mejora del rating de España por la incertidumbre política y la desaceleración.



MEJOR UN GOBIERNO DE DERECHAS



Sea como sea, es innegable "la incertidumbre asociada con las próximas elecciones generales, incluso si estas elecciones pueden conducir a un Gobierno español más eficaz", dicen los expertos de Rabobank, que en su último informe apuntan que un Ejecutivo de PP-Ciudadanos-Vox "probablemente sería una combinación favorable para los negocios". En su opinión, con estos tres partidos en el poder "la formulación de políticas sería más eficaz que con el actual Gobierno en minoría del PSOE". Es más, creen que un Ejecutivo de derechas "podría impulsar algunas reformas favorables al mercado". Sin embargo, desde Rabobank también advierten de que "la inclusión de Vox (con su postura populista en temas como la inmigración) no será positiva cuando se trate de la participación de España en temas a nivel de la UE".



Por su parte, Berenberg también prefiere un gobierno de derechas en caso de elecciones generales. Como explica esta firma, una alianza liderada por PP y Ciudadanos, con apoyo de Vox, "sería ligeramente positiva para la economía española", ya que "el riesgo de grandes regalos sociales, como el aumento del 22,3% del salario mínimo, que amenazan con limitar el potencial de crecimiento a largo plazo de España sería menor".