Al megafondo noruego no le importan el Brexit ni la guerra comercial

Fuente: WFG
06/02/2019 08:54

MADRID, 05 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- Yngve Slyngstad, consejero delegado del megafondo soberano noruego del billón de euros, ha hablado. Y, para él, ni el Brexit ni la guerra comercial son nubes que oscurezcan especialmente el horizonte de su agenda inversora.



"No son grandes riesgos", ha asegurado Slyngstad durante una entrevista concedida a 'Bloomberg'. El hombre detrás del mayor fondo del mundo asevera que "en una perspectiva más a largo plazo", estas incertidumbres no ocupan un "lugar relevante" en su planificación.







Con todo, el CEO de este megafondo soberano recuerda que su política de inversión se basa en lograr resultados "a largo plazo", por lo que sus decisiones no suelen estar basadas "en las decisiones políticas".



Por tanto, resta importancia a lo que dice "la mayoría del mercado", que considera como riesgos tanto la disputa comercial entre las dos mayores economías del mundo y como la salida de Reino Unido de la UE (Unión Europea).



Profundizando en la inversión del fondo noruego en Reino Unido, afirma que "estamos invirtiendo allí con el horizonte puesto en el largo plazo" y que esta inversión "no cambiará independientemente del desarrollo" del Brexit. Y es que, "si miramos de cara a los 10, 20 o 30 próximos años, Reino Unido seguirá siendo una economía importante para Europa". Por tanto, concluye que "esperamos que sus negocios se desarrollen sin importar el resultado final".



LA PROPORCIÓN 70-30 DE SU CARTERA



Respecto al mercado de renta variable, que representa en torno al 70% de la cartera del fondo, Slyngstad no descarta seguir elevando su peso en el portfolio de este vehículo inversor noruego de gran envergadura. "Los fondos más grandes tenemos una mayor tolerancia al riesgo", afirma.



"Nuestra decisión más importante es dividir entre renta fija y renta variable", continúa, reconociendo que la voluntad más reciente del pueblo noruego representada a través de sus parlamentarios es la de dividir sus inversiones en una proporción de 70% renta variable y 30% en bonos, aunque además de todo esto también tienen dinero en inmuebles (bienes raíces).



Además, se reafirma en que su política de inversiones se basa en pensar "en los próximos 3 e incluso 30 años", y no en los próximos tres meses". Por último, recuerda que ese peso de las renta variable sobre su cartera no ha hecho más que aumentar en las últimas décadas: en el 97 era del 40%, en 2007 de un 60% y, en 2017, de un 70%.