El FMI pide a España que vigile con atención el precio de la vivienda

Fuente: WFG
10/12/2018 10:52

MADRID, 10 DIC. (Bolsamania.com/BMS) .- El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pedido a España que vigile con atención la evolución de los precios inmobiliarios. El organismo avisa de que se están empezando a ver las primeras señales de una "ligera sobrevaloración" de la vivienda.



Aunque considera que el mercado español todavía se está lejos de una nueva burbuja y "no hay evidencia clara de una desviación significativa, las autoridades necesitan estar vigilantes", asegura el FMI. Por ello, reclama a las instituciones de España que aumenten las herramientas disponibles para poder así atajar los riesgos financieros y controlar la concesión de crédito.



También señala que la subida del precio de la vivienda ha sido una característica compartida por la recuperación económica de numerosos países. Incluso en los últimos años se ha registrado un encarecimiento que se asemeja "al periodo previo a la crisis".



El FMI considera que el precio de los activos inmobiliarios alrededor del mundo están mostrando una tendencia al alza. Además, el crecimiento "sincrónico" de la economía, que en 2017 tuvo lugar en 120 países del mundo, representó un impulso adicional a la demanda de vivienda, empujando las presiones de precios.



Aún así, según destaca la información publicada por El País, la situación de la economía española dista todavía mucho de la efervescencia propia de una nueva burbuja especulativa de deuda. El encarecimiento de la vivienda no se ve acompañado de un incremento del crédito, mientras que el endeudamiento privado no sube y el saldo con el exterior es positivo.



Bajo el título de "La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?", el FMI realiza en su informe anual sobre España un análisis sobre el sector inmobiliario nacional. "Si bien las desviaciones en las valoraciones de las casas no son por ahora significativas y la situación financiera de los hogares ha mejorado desde 2012, las presiones persistentes sobre la demanda en el mercado inmobiliario podrían elevar los riesgos para la estabilidad financiera", avisa.