Wall Street cierra en señal de luto por George Bush y tras su último desplome

Fuente: WFG
05/12/2018 15:50

MADRID, 05 DIC. (Bolsamania.com/BMS) .- Wall Street cierra este miércoles en señal de luto por la muerte del ex presidente de EEUU, George H.W. Bush, que murió el pasado 30 de noviembre a los 94 años. La Bolsa de Nueva York no cerraba por el fallecimiento de un ex presidente desde el 2 de enero de 2007, cuando guardó luto por Gerald Ford.



Los índices neoyorquinos se han tomado una jornada de descanso, y lo han hecho después de sufrir un aparatoso desplome en la jornada del martes, con fortísimas caídas del 3,1% para el Dow Jones, del 3,24% para el S&P 500 y del 3,8% para el Nasdaq.



Una de las claves para explicar este negativo comportamiento se encuentra en el mercado de renta fija, sobre todo ante la posible inversión de la curva de tipos en Estados Unidos, después de que el diferencial entre el bono a 10 años y 2 años se haya reducido hasta mínimos de la última década.







La rentabilidad del bono americano a 10 años ha bajado del 3% y se ha relajado hasta el 2,91%. Por su parte, el rendimiento del bono a 2 años se ha mantenido en el 2,80%, por lo que el diferencial entre ambas referencias es de tan sólo 12 puntos básicos.



Muchos expertos y también varios miembros de la Reserva Federal (Fed) han mostrado su preocupación por la posible inversión de ambos rendimientos, ya que las últimas recesiones en EEUU han estado precedidas por este fenómeno. Sin embargo, el presidente de la Fed, Jerome Powell, ha afirmado en los últimos meses que esta vez "es diferente", debido a que las circunstancias económicas han evolucionado. Sin embargo, la preocupación en el mercado es evidente.











Mati Greenspan, analista de eToro, afirma que el mercado americano de renta fija está mostrando "nuevas señales de advertencia de que la economía está a punto de empeorar". Actualmente, ya se ha producido una inversión entre los rendimientos de los bonos a 3 años y 5 años por primera vez en una década. "Aunque este indicador no es tan sólido como el 2-10, no es una buena señal", destaca Greenspan.



De manera similar opinan los expertos del banco holandés Rabobank. En primer lugar, recuerdan que la actual expansión económica de EEUU es la segunda más larga de la historia, y que si continúa hasta mediados del próximo año, igualará los 120 meses del ciclo expansivo récord, que fue desde 1991 hasta 2001.



"Sin embargo, las recesiones no ocurren por el paso del tiempo, sino porque la economía se ve afectada por algún tipo de shock", añaden. En su opinión, ese shock es la normalización monetaria emprendida por la Reserva Federal, que será culminada en marzo con otra subida de tipos que finalmente invertirá la curva de tipos en el segundo trimestre de 2019. "Esto indicará una recesión en el cuarto trimestre de 2020", afirman.











Para Rabobank, la interpretación de Powell de que 'esta vez es diferente' indica que "la política monetaria" del banco central "es la principal causa para causar la próxima recesión" en EEUU. El banco holandés añade que "la combinación de una Fed que piensa que la inversión de la curva no es un problema, con una previsión global que no es mejorará, probablemente provocará un error de política monetaria que cause una recesión".



Su conclusión es que "el diferencial entre los bonos a 2 y 10 años se volverá negativo en los próximos meses. Será la señal para abrocharnos los cinturones para un aterrizaje brusco". De momento, los inversores ya están reduciendo su exposición a Wall Street de manera agresiva en los últimos meses.



ANÁLISIS TÉCNICO DEL S&P 500



Pese a la corrección desde que marcó máximos históricos en el mes de septiembre, el S&P 500 está desplegando un gran movimiento lateral desde que comenzó 2018. "Y así desde luego que no se cae. Otra cosa será si finalmente el precio perforara el importante soporte que presenta en los mínimos de octubre (2.600) y, sobre todo, los mínimos anuales en los 2.529 puntos", afirma José María Rodríguez, analista de Bolsamanía.



"Mientras tanto", añade este experto, "todo sigue 'relativamente' tranquilo. Y como siempre decimos, nunca hay que adelantarse a los movimientos. Por lo que, en este momento, simplemente estamos ante un gran lateral dentro de una impecable tendencia alcista de fondo o primaria". El S&P 500 cerró este martes en 2.700 puntos, así que las espadas entre alcistas y bajistas siguen en todo lo alto.