El sector manufacturero de la eurozona continúa creciendo de forma débil

Fuente: WFG
03/12/2018 11:52

MADRID, 03 DIC. (Bolsamania.com/BMS) .- El índice PMI del sector manufacturero en la zona euro de noviembre señaló una continua desaceleración del crecimiento, según la consultora Markit. Bajó del nivel 52 registrado en octubre al 51,8 en noviembre y señaló la lectura más baja desde agosto de 2016.



Los datos del PMI muestran que la debilidad se centró en el sector de bienes de capital. Estos productores registraron caídas netas tanto de la producción como de los nuevos pedidos. El comercio de exportación también disminuyó por tercer mes consecutivo, mientras que las presiones de los costes se mantuvieron elevadas. En contraste, los productores de bienes de consumo siguieron mostrando un sólido crecimiento.



Las economías de los cuatro países principales de la zona euro registraron las lecturas del índice PMI manufacturero más bajas de todos los países analizados en noviembre. Así, Italia mostró una contracción de las condiciones operativas de fabricación por segundo mes consecutivo, registrando su lectura del PMI más baja de casi cuatro años.



Por su parte, el crecimiento económico en Francia se ralentizó casi hasta el estancamiento, mientras que Alemania registró su expansión más débil en más de dos años y medio.



En contraste, España experimentó una leve mejora del crecimiento, mientras que también se observaron mayores incrementos en Austria, Grecia e Irlanda. Países Bajos continuó registrando la mayor expansión, a pesar de que su ritmo de crecimiento se ralentizó hasta el nivel más bajo en más de dos años.



Según Markit, la debilidad dela demanda estuvo en parte vinculada a unas condiciones difíciles en la industria automotriz, que también impactaron en la producción. En general, la producción de productos manufacturados continuó aumentando en noviembre, pero sólo marginalmente y al ritmo más débil en casi cinco años y medio de crecimiento continuo.



En cuanto a la contratación, el crecimiento del empleo se mantuvo en noviembre. No obstante, las mencionadas tendencias subyacentes más débiles de la producción y de los nuevos pedidos se extendieron al mercado laboral y el aumento neto de las cifras de dotación de personal fue el más débil desde septiembre de 2016. Todos los países registraron un aumento del empleo, excepto en Francia, donde se observó un ligero descenso por primera vez en más de dos años.



Por otro lado, los últimos datos mostraron que las expectativas sobre la producción futura se mantuvieron prácticamente igual que su mínima de casi seis años registrada en octubre. Las preocupaciones por el comercio, el futuro de la industria automotriz y la coyuntura política fueron factores que afectaron la confianza en noviembre. Los fabricantes alemanes se mantuvieron especialmente desalentados, registrando de nuevo un resultado categóricamente pesimista.



Desde Markit consideran que "los datos del índice PMI de noviembre subrayan hasta qué punto las condiciones en el sector manufacturero se han vuelto más desafiantes, indicando que la producción podría actuar como un lastre para la economía de la zona euro en el cuarto trimestre".



"El panorama más oscuro está vinculado a las guerras comerciales y los aranceles, así como a la intensificación de la incertidumbre política, y ha provocado un aumento de la aversión al riesgo y una reducción proporcional del gasto, especialmente con fines de inversión", añaden.