¿Explota la burbuja? El mercado de préstamos apalancados se gripa en EEUU

Fuente: WFG
30/11/2018 07:18

MADRID, 29 NOV. (Bolsamania.com/BMS) .- El mercado de préstamos apalancados, uno de los que mayores tasas de crecimiento ha registrado en los últimos años, se ha congelado en Estados Unidos. Varias operaciones importantes se han cancelado, lo que ha hecho saltar las alarmas entre los inversores, en lo que puede ser uno de los primeros indicios de que la burbuja del crédito está a punto de explotar.



Desde hace varios años, son muchos los expertos que han alertado de que la auténtica burbuja del mundo financiero se encuentra en el mercado del crédito. Sobre todo porque los bancos centrales han combatido la crisis con más deuda, engordando sus balances mediante sus programas de estímulo cuantitativo.



Al mismo tiempo, los gobiernos han elevado de manera exponencial sus ratios de endeudamiento. Sólo basta analizar la evolución de los ratios de deuda sobre el PIB de países como España y EEUU para constatar esta realidad.



Y otro de los mercados donde el crédito ha crecido de manera increíble ha sido el de los préstamos apalancados en Estados Unidos. Según recoge Bloomberg, hasta cuatro operaciones de este tipo se han cancelado debido a las turbulencias generales en el mercado de crédito.



Los préstamos apalancados se conceden a empresas con historiales de crédito deficientes. Por tanto, tienen un mayor riesgo de impago y conllevan intereses más altos para esas compañías.











Los inversores temen que la enorme montaña de deuda corporativa en EEUU comience a desmoronarse si las empresas empiezan a tener problemas para refinanciar sus deudas. Sobre todo si las condiciones de los préstamos comienzan a endurecerse debido al aumento de los intereses en EEUU. Y el primer eslabón de la cadena que puede quebrarse es el de estos préstamos de baja calidad.



Según la publicación zerohedge.com, el mal momento de los préstamos apalancados afecta directamente a los denominados inversores en CLO, la mayor fuente de demanda para estos activos y que, según Morgan Stanley, deberían posicionarse en activos de mayor calidad.



Los inversores que apuestan por las obligaciones de crédito colateralizadas (Collateralized Loan Obligation) compran un activo respaldado por uno de estos préstamos apalancados con baja calificación crediticia. A cambio de asumir el riesgo de impago de la empresa, reciben una rentabilidad más elevada que en una inversión más conservadora.



Una peligrosa inversión que, si comienza a fallar a nivel general en EEUU, puede provocar enormes problemas para las condiciones financieras en EEUU, y por extensión en el resto del mundo.