Fluidra volverá al dividendo en 2019 si se cumple con el desapalancamiento

Fuente: WFG
12/11/2018 11:14

MADRID, 12 NOV. (Bolsamania.com/BMS) .- FLUIDRA recuperará su tradicional retribución al accionista del 50% gracias al significativo flujo de caja que generará su plan estratégico hasta 2022 que ha presentado hoy en Barcelona. El gigante de las piscinas a nivel mundial, sostiene que mantendrán invariable su política una vez vuelvan a premiar al accionista, por lo que tendremos que esperar al cierre del ejercicio para conocer si hay dividendo antes de 2020.



Eloi Planes, presidente ejecutivo de la compañía, se ha ceñido a esta fecha como meta para retomar el tradicional ‘pay-out’ en el que seguirán las mismas líneas maestras que antes del parón para abordar su fusión con Zodiac. "No pagamos dividendos a cuenta", señala Planes, pero ha insistido que el pago anual no se demorará "más allá de 2020".



Hasta entonces, Xavier Tintoré, director financiero de la empresa catalana, ha detallado que la retribución se adaptará al "acuerdo adquirido con el accionista" de desapalancar la deuda al 3,3, 2,8 y 2,5 veces Ebitda en 2018, 2019 y 2020. Actualmente, la empresa está en 3,5 veces sus beneficios brutos.



El grupo multinacional que cotiza en la Bolsa española, dedicado al desarrollo de servicios y productos en el mercado de la piscina residencial y comercial, también ha explicado que de la caja que esperan generar con la implementación de su plan estratégico ‘The perfect pool experience’ sólo un tercio se destinará a los accionistas.



Las otras dos terceras partes se invertirán en seguir desapalancando la compañía hasta lograr rebajar la deuda hasta menos de 2 veces Ebitda al final del período (2022) y a "adquisicionespara completar el crecimiento", ha declarado Tintoré, que también ha reconocido que no se contemplan compras concretas en los próximos cuatro años, pero Fluida no se cierra a ellas. Asimismo, prevén dedicar un 3% de las ventas anuales a inversiones.



Las expectativas de Fluidra contemplan que en los próximos cuatro años alcancen una facturación de 1.700 millones de euros, con un Ebitda superior a los 350 millones de euros, por lo que se elevará al 21%, desde el 17% actual. Esto se traduce en 250 millones de euros de caja, un crecimiento anual del beneficio neto del 30% y de las ventas del 6% de media cada año, por lo que estiman que estas podrían dispararse al 8%.