El resultado electoral en EEUU "no cambiará las reglas del juego en el dólar"

Fuente: WFG
08/11/2018 09:24

MADRID, 07 NOV. (Bolsamania.com/BMS) .- La presión bajista que experimenta el dólar tras conocerse el resultado de las elecciones de legislativas en EEUU no desembocará en el cierre y reconfiguración de posiciones que algunos analistas habían augurado. Al menos no en el corto plazo. La mayoría de expertos indican que, si bien es normal que la tendencia de la divisa persista algunas jornadas, el Congreso dividido es el resultado que se esperaba por el mercado, por lo tanto no supondrá un repulsivo para los operadores que observarán con cautela los acontecimientos antes de correr a vender el 'billete verde'.



La victoria de los demócratas y su recién estrenada mayoría en la Cámara de Representantes pone fin a ocho años de control bicameral de los republicanos. A la práctica significa que al inquilino de la Casa Blanca se le complica la segunda mitad de su mandato porque encontrará mayor oposición a las medidas que quiera impulsar en el Congreso.



Pero los conservadores no sólo han conservado el Senado, sino que además han ampliado su control de la Cámara Alta, por lo que la figura de Donald Trump, que se había visto sometido a una suerte de referéndum sobre sus dos años de mandato, no ha salido tan mal parada. Por lo tanto, los analistas llaman a vigilar si el cambio en el Congreso de EEUU "despierta la suficiente incertidumbre en torno al estancamiento político como para que el dólar se vea afectado", apunta Jameel Ahmad, de FXTM.



Los expertos de Ebury apuestan porque este sea "un resultado relativamente neutralpara el dólar". No obstante, reconocen que Trump "tendrá grandes dificultades para imponer medidas adicionales de estímulo fiscal", por lo que no esperan que se brinde un "impulso a la actividad económica de Estados Unidos".



Durante este año, la divisa de EEUU ha hallado su gasolina tanto en la política presidencial como en la política monetaria de la Reserva Federal de EEUU (Fed). Los recortes fiscales de gran alcance que fueron implementados en diciembre de 2017 provocaron un fuerte repunte del dólar. La moneda se recuperó hasta un máximo de catorce años y ha mantenido su rally ante el mayor crecimiento de la economía de EEUU y el ritmo más rápido de subidas en los tipos de interés.



"En lo que va de año se están confirmado estas previsiones", subrayan desde la firma de cambio de divisas. La economía de EEUU creció a su ritmo más rápido en cuatro años en el segundo trimestre y también sorprendió al alza en el tercer trimestre de 2018. Este ciclo más robusto y un mercado de empleo más fuerte también significan que la Fed puede elevar los tipos de interés nuevamente en diciembre, su cuarta subida de tipos en 2018, el mayor número de alzas en un año desde 2006.



Por lo tanto, los expertos de Danske Bank, creen que "los operadores necesitarían ver algunos cambios fundamentales en este sentido como para que el desenlace de las elecciones de mitad de mandato impacten en el impulso de la economía o en la política monetaria de la Fed" y, por consiguiente, "el dólar note un declive duradero y cambiar las reglas del juego en la moneda".



Así, creen los analistas de la entidad danesa que el 'billete verde' seguirá disfrutando del ciclo económico en EEUU. De hecho, subrayan que este resultado ofrece más motivos a los operadores para seguir acaparando el dólar, ya que "la disputa comercial debería permanecer limitada a China y los cambios fiscales serán mínimos".



EL DÓLAR CEDERÁ, PERO EN 2019



Mazeen Issa, analista de TD Securities matiza su previsión anterior, en la que advirtió de un desenlace negativo para el dólar, fuera cual fuera el resultado de las elecciones y defiende ahora que consecuencias electorales serán "una historia más lenta para el mercado de divisas". "Un Congreso dividido socava la confianza de que los activos estadounidenses mantendrán su ventaja en un mercado competitivo", comenta, porque cree que "podría ser difícil mantener los flujos considerables en el mercado de EEUU que hemos visto este año".



Desde Danske Bank, sin embargo, puntualizan que cualquier alivio para el euro/dólar no llegará hasta el año próximo y lo hará de la mano de "un acuerdo comercial con China". Entretanto, esperan que el dólar se aprecie hasta el cambio de 1,13 dólares por euro hacia finales de año.



Desde el punto de vista del análisis técnico, este nivel es clave ya que, según José María Rodríguez, analista de Bolsamanía, confirma un sesgo alcista para el euro, "mientras se respete este soporte". En este sentido, avisa que el auge hasta los 1,15 dólares del 7 de noviembre, "nos reafirma en la idea de que el cruce puede poner rumbo en las próximas semanas a la resistencia de los 1,18-1,1815 dólares". Y por encima "quedaría confirmada una gran figura de vuelta en "doble suelo", con proyección hacia (como mínimo) la zona de los 1,22 dólares".