Sánchez espera tirar el muro soberanista a los Presupuestos con 3.700 millones

Fuente: WFG
08/11/2018 09:23

MADRID, 06 NOV. (Bolsamania.com/BMS) .- El Gobierno no ha tirado la toalla y sigue tratando de sacar adelante los Presupuestos Generales de 2019 (PGE). A pesar de la contundente negativa del PDeCAT y del President de la Generalitat, Quim Torra, a apoyar las cuentas para el próximo ejercicio, el Ejecutivo de Pedro Sánchez continua negociando "con varias fuerzas políticas", explican fuentes socialistas. Sus ases en la manga para convencer a los soberanistas ascienden a los 2.200 millones de inversión en Cataluña pactados con Podemos a los que se añaden las deudas pendientes, por valor de más de 1.400 millones, que se saldarán hasta 2022.



Las reuniones se desarrollan "formal e informalmente", revelan fuentes parlamentarias a Bolsamanía. Las ministras de Economía y de Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, han confirmado que Moncloa sigue trabajando para lograr los apoyos necesarios y que unos nuevos Presupuestos son el "plan A" de Sánchez. Pero Calviño ya ha abierto la puerta a una prórroga de las cuentas del anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Un escenario que se perfila como el más probable.



El casi seguro veto del Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta -la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera se demorará meses-, obliga a que se aprueben con mayoría absoluta en el Congreso. Y la aritmética parlamentaria sólo favorece a Sánchez si votan a favor de sus cuentas todos los partidos que apoyaron la moción de censura a Rajoy. Es decir, se hacen imprescindibles ERC y el PDeCAT.



Por este motivo, los socialistas han puesto toda la carne en el asador y esperan convencer a ambos partidos, que se han enrocado en un sonoro 'no', con los millones previstos para Cataluña. La cantidad se eleva a más de 2.000 millones de euros e inversiones en infraestructuras, fruto de acuerdos se han tomado en las reuniones bilaterales que se han celebrado desde la entrada de Sánchez en el Gobierno y también mediante reuniones entre consellers y ministros. Es decir, se contempla elevar un punto el porcentaje de inversiones destinadas a la comunidad autónoma el año próximo, desde el 13,3% que el anterior Gobierno estipuló este 2018.



Además, se incluirá el primer pago de la deuda del Estado con el Govern de Cataluña que asciende a 1.450 millones, que se saldará en cuatro años. En 2019 se liquidarán 350 millones de este déficit acumulado desde 2010 en partidas como la financiación de los Mossos d'Esquadra. "Sin presupuestos esos compromisos no podrán ser satisfechos porque van asociados a una previsión de ingresos fruto de la reforma fiscal que se propone", explica el diputado del PSC, Raúl Moreno.



Esta es la oferta y aún "se mantiene la puerta abierta a hablar del contenido de los presupuestos" con los partidos independentistas, explica Moreno pero por su parte "están cerrados a valorarlos y solo ponen como argumento el tema de los presos", lamenta el diputado del Parlament de Cataluña. Las acusaciones de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado contra los 18 presos del 'procés', que suman más de 200 años de cárcel, encolerizaron a los soberanistas que dieron carpetazo a las negociaciones con el PSOE la semana pasada.



El líder del Govern ha oficializado este miércoles, en sede parlamentaria, que ERC y el PDeCAT retiran "cualquier apoyo" al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ha reiterado que ni siquiera se prestarán a negociar porque, ha afirmado, nunca "traficarán con la democracia ni con la dignidad".



EL INDULTO ES "IMPOSIBLE"



Con todo, La intención del Gobierno es presentar los Presupuestos en el Congreso en diciembre, después de las elecciones andaluzas del día 2 y de los actos de celebración del 40º aniversario de la Constitución. Y por este motivo exploran otras vías de entendimiento con el Ejecutivo de Torra, como desatascar las leyes catalanas suspendidas por el Tribunal Constitucional, según apuntan algunas fuentes.



Son un total de 16 que el Govern quiere reactivar y Sánchez facilitará este objetivo con el desistimiento total o parcial de los recursos interpuestos por el anterior Gobierno. Por el momento, se han desbloqueado las leyes de asistencia sanitaria universal y la de derecho a la vivienda.



La línea roja para los socialistas está en los presos soberanistas. "Han pasado de pedir un gesto al indulto, algo absolutamente imposible", expresa Moreno. Fuentes jurídicas consultadas han explicado a Bolsamanía que este desenlace sólo sería posible en cuanto se conozcan las condenas, que no llegarán hasta la primavera -por lo tanto, tarde para los Presupuestos- y, además, deben solicitarlo los acusados después de reconocer los delitos y declararse culpables.



Los presos han dicho que no lo pedirán, por lo tanto, "creo que se trata de más excusas para aprobar unos presupuestos basándose en algo que saben que el Gobierno no puede hacer", sentencia Moreno.