Aena no convence con su plan por sus malas previsiones y falta de novedades

Fuente: WFG
11/10/2018 10:34

MADRID, 10 OCT. (Bolsamania.com/BMS) .- Había una gran expectación y al final Aena ha decepcionado. El gestor aeroportuario presentaba este miércoles en la T4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas su Plan Estratégico para los próximos tres años, que el Consejo de Administración había aprobado en mayo aunque no se ha dado a conocer hasta ahora. Y el sabor de boca que ha dejado entre los inversores no ha sido nada bueno, provocando caídas en bolsa del 4,7%.



¿A qué se debe el fuerte castigo que sufrieron las acciones de AENA en el Ibex este miércoles? Las expectativas de los inversores con el Plan Estratégico eran muy altas, dado que llevaban meses esperando para conocerlo. El mercado daba por hecho que habría anuncios de cierto calibre que al final no se han producido, porque en su plan Aena no desvela ninguna novedad, más allá de sus previsiones de beneficios para este año y 2019, que son más bajas que las auguradas por los expertos, y de tráfico aéreo, que son bastante modestas si se comparan con los datos de este año.



Aena ha anunciado que este año espera ganar 1.272 millones de euros, un 3,2% más que en 2017, aunque esta cifra no está en línea con las previsiones del consenso de analistas de FactSet, que apuntaban a unas ganancias de 1.314 millones para 2018. Ni siquiera las de 2019 coinciden, ya que para ese año el gestor aeroportuario espera un beneficio de 1.311 millones, mientras que los analistas preveían unas ganancias de 1.381 millones. Y la situación se repite con las previsiones sobre el resultado bruto de explotación (Ebitda), que Aena sitúa en 2.584 millones este año y en 2.588 millones en 2019, mientras que el consenso de FactSet esperaba que fuese de 2.629 millones en 2018 y de 2.702 millones el año que viene.



No obstante, los expertos apuntan además a otro hecho como generador de la desconfianza de los inversores. Según apunta Rafael Fernández de Heredia, analista de GVC Gaesco, el recelo con el que el mercado ha recibido las claves del Plan Estratégico de Aena tiene mucho que ver con la reducción de su margen sobre Ebitda (ingresos menos costes operativos), que caerá por debajo del 60% en 2019 (59,3%). "Eso significa que los costes están creciendo más de lo esperado, y aunque seguirá generando caja, pero será menor que antes", dice Fernández de Heredia, que considera esta noticia "suficientemente mala" para el mercado.



La compañía ha asegurado que "no es ninguna sorpresa" que el margen sobre Ebitda se modere, y lo ha achacado a la ralentización del crecimiento del tráfico en sus aeropuertos. De hecho, Aena prevé un aumento del 2% del tráfico de pasajeros en 2019 (dice incluso que podrá variar en un entorno de ±0,5%), cuando las previsiones de este año sitúan el incremento en el 5,5%.



El gestor aeroportuario ha reconocido que se trata de previsiones "prudentes" que se deben a la caída que se ha producido en el tráfico británico este verano, mayor de lo esperado, y a que aún se desconoce la programación de las aerolíneas para la próxima temporada estival. Eso, ha asegurado Aena, unido a la incertidumbre que genera el Brexit, cuyo impacto dependerá de si hay o no acuerdo entre Reino Unido y la UE, hace que el escenario sea aún incierto y que no se atreva a hacer una previsión más optimista.



DESARROLLO INMOBILIARIO



Ni siquiera la gran operación de Aena, su plan inmobiliario para los aeropuertos de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, que el presidente de la compañía, Maurici Lucena, define como "los dos desarrollos inmobiliarios más importantes que se producirán en España en los próximos 20 años", incluye grandes diferencias sobre lo ya anunciado. La compañía pretende aprovechar los suelos disponibles para crear una oferta inmobiliaria que permita desarrollar la actividad logística, acoger sedes de empresas y edificar zonas destinadas tanto al ocio como a hoteles. Para ello, invertirá 2.997 millones de euros en el aeropuerto de la capital en 40 años y 1.264 millones en 20 años en el de la Ciudad Condal.



Ese es uno de los ejes del Plan Estratégico, que también pone el acento en la expansión internacional. Aena ha confirmado que quiere extender las concesiones que ya tiene, como la de Luton (Reino Unido), donde ya ha invertido más de 150 millones de libras (más de 172 millones de euros); la de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) en México; o las dos que tiene en Colombia, en Cartagena y Cali, en las que ha invertido 127,9 y 412 millones de euros respectivamente.



La idea de Aena, según confirmaba Lucena este miércoles, es profundizar en esa internacionalización adquiriendo nuevos activos. "Nuestro objetivo son infraestructuras aeroportuarias", dijo el presidente de la compañía, que dejó claro que sólo considerarán una inversión si cumple los "umbrales de rentabilidad" que se ha marcado la empresa. De hecho, ya trabajan para hacerse con participaciones en aeropuertos de Brasil y en el de Sofía (Bucarest), en el que están "muy interesados".



Y por ahora no habrá una mayor privatización de Aena. "No es una opción que esté encima de la mesa", reconoció Lucena, por lo que el Estado seguirá siendo dueño del 51% del capital de la compañía.