Bestinver, sobre Paramés y Aryzta: "El ego hay que dejarlo en casa"

Fuente: WFG
11/10/2018 07:52

MADRID, 10 OCT. (Bolsamania.com/BMS) .- El enroque de Francisco García Paramés con Aryzta está presente en todas las conversaciones de gestores e inversores. Aunque la gran mayoría confía en las capacidades del gurú español del value investing, que ha logrado grandes rentabilidades en el pasado, pocos defienden su obstinación con la panadera suiza, que no abandona su senda bajista en bolsa.



En la última presentación trimestral de Bestinver, su actual director general de Inversiones, Beltrán de la Lastra, reconoció que, en su etapa anterior, cuando trabajaba para JPMorgan, compró "unas pocas acciones" de Aryzta, compañía que está llevando por el camino de la amargura este año a Paramés. Pero en Bestinver nunca ha tenido esta posición.



"Obviamente, a diez francos suizos está más interesante que a 38 francos", lo que indica que Paramés compró excesivamente cara para los fondos de Cobas la acción de Aryzta. De hecho, a mediados de septiembre los analistas de Kepler preveían que la panadera podría caer hasta un 35% más.



En recuerdo de un consejo que le dio un antiguo jefe y gestor, "el ego hay que dejarlo en casa siempre", afirma De la Lastra, que fue preguntado por este caso, haciendo extensible esta máxima. Precisamente, De la Lastra es el sucesor de Paramés al frente de la gestora de ACCIONA, puesto que ocupa desde septiembre de 2014.



EL FIASCO DE BESTINVER EN RYANAIR



El gestor, que también ha cometido errores a lo largo de su carrera, pone de ejemplo su fiasco en Ryanair. "La sindicación de pilotos y azafatas cambiaba la tesis de inversión y fue un error que no valoramos bien. Tras varios meses, vendimos con una pequeña pérdida para evitar a los partícipes un descalabro mayor", recuerda.



Los fondos Cobas Selección y Cobas Internacional caen hoy en torno a un 10% arrastrados por Aryzta, su principal posición, que en junio pesaba entre un 7% y un 9% en estos fondos. Sin embargo, Paramés sigue aferrado a la posición, que ya retrocede en bolsa un 72% en el año.



Un valor con una sobreponderación tan grande entraña dos riesgos. Si la empresa sube, el gestor apenas podrá disfrutar de su crecimiento por las normas regulatorias que tienen los fondos en materia de diversificación de riesgos (no más de un 10% en un valor), y Paramés está cerca de esa barrera. Al revalorizarse, su peso relativo sería mayor aún en cartera. Por el contrario, si la empresa cae, "tienes campo para correr", cuestiona De la Lastra, ya que es muy costoso deshacer en mercado una posición tan grande con una acción más ilíquida que otras comparables.