La compra de fondos en la oficina se lía con la entrega de dos documentos

Fuente: WFG
08/10/2018 09:16

MADRID, 05 OCT. (Bolsamania.com/BMS) .- A partir de enero de 2020, el lío puede ser mayúsculo cuando los inversores minoristas vayan a contratar un producto de inversión a su oficina (o por otro canal). En ese momento, le serían entregados dos documentos distintos de datos básicos del producto en cuestión, algo que, en vez de protegerles, puede desorientarles aún más. Son los efectos indeseados de tanta regulación post crisis.



La patronal europea de los fondos de inversión y las gestoras de activos (Efama, por sus siglas en inglés) quiere evitar esta situación, algo que sería malo tanto para los ahorradores -se desincentiva que coloquen su capital en productos de inversión, perdiendo la oportunidad de hacer trabajar el capital mientras la inflación avanza- como para las entidades, cuyo negocio se detraería.



El origen del problema está en las regulaciones UCITS y PRIIP. La primera directiva (UCITS) se refiere a los productos de inversión colectiva, como los fondos de inversión, que pueden operar libremente en toda la UE siendo autorizados de forma única en un Estado miembro. La segunda de ellas (PRIIP) versa sobre productos empaquetados y seguros de inversión para minoristas y es más general que la anterior, ya que engloba fondos, productos de inversión basados en seguros como los unit linked, depósitos a plazo estructurados y valores estructurados.



En la actualidad, los productos UCITS que producen un documento informativo básico (KID, en inglés, o DFI en el caso de los fondos españoles) para los clientes están exentos de producir otro documento básico bajo PRIIP hasta el 31 de diciembre de 2019. Estos documentos incluyen aspectos como la política de inversión, las comisiones, los futuros escenarios de rendimiento o los riesgos del producto de una forma muy simplificada.



La razón de esta exención era dar tiempo suficiente a que el reglamento PRIIP se implementase y la Comisión Europea evaluara su impacto antes de ampliar su alcance original. Pero recientemente la Comisión Europea ha anunciado un retraso en la evaluación de los PRIIP sin prolongar la exención de la que gozan temporalmente los UCITS. Y es aquí donde entra Efama y su petición: que se prolongue la exención de los UCITS a la nueva regulación de los PRIIP.



GRAVES CONSECUENCIAS PARA LOS MINORISTAS



De no hacerse, a partir de enero de 2020 los inversores minoristas recibirán dos documentos diferentes con información básica sobre un único fondo de inversión. Y esto, según algunos expertos, puede acarrear graves consecuencias. "Podría disuadir a los inversores en lugar de facilitar la toma de decisiones de inversión informada", señala Efama.



La patronal de los fondos en Europa solicita la exención avalada por una carta que las autoridades de supervisión europea (ESMA, de los mercados de valores; AESP, de pensiones y seguros de jubilación, y EBA, de los bancos) remitieron previamente a la Comisión Europea pidiendo lo mismo, instándole además a que incluya los cambios legislativos oportunos.



Efama cree que, solo cuando se realice la revisión PRIIP, debe evaluar la Comisión Europea el futuro de la exención de los UCITS, "como es el mandato de la ley". Para Peter De Proft, director general de la patronal europea de fondos, esta situación tiene "un potencial muy real de engañar a los inversores".