La banca aprieta al máximo para colocar Cepsa y salvar el año con las comisiones

Fuente: WFG
08/10/2018 09:14

MADRID, 05 OCT. (Bolsamania.com/BMS) .- La banca está 'canina', como es bien sabido. El negocio minorista sigue bajo mínimos con los tipos cero y el nulo crecimiento del crédito, y el corporativo da más penas (refinanciaciones y quitas) que alegrías (salidas a bolsa, fusiones y adquisiciones). En esta tesitura, la OPV de Cepsa se presenta como un clavo ardiendo para intentar arañar comisiones con las que adecentar un poco la foto de fin de año. Por eso, las entidades han tocado a rebato y van a presionar a sus clientes al máximo para colocar las acciones de la petrolera.



La de Cepsa será la segunda y última (salvo sorpresa) salida a bolsa de 2018, tras la de METROVACESA. Y su tamaño es mucho más grande, lo que la hace muy jugosa: el 25% de la empresa valdrá 2.162 millones si se vende al precio máximo, frente a los 646 que colocó la inmobiliaria. De ahí la necesidad de echar el resto para vender las acciones.



Las entidades que participan en la operación, con distintos papeles, son las españolas Santander, BBVA y CAIXABANK, y las extranjeras Citi, Merrill Lynch, Morgan Stanley, Barclays, BNP Paribas, First Abu Dhabi, Société Générale y UBS. Hay que recordar que se trata de una colocación institucional, es decir, sin tramo minorista, lo que deja fuera a las redes de oficinas.



Además, los equipos de ventas de estas entidades tampoco tienen que hacer grandes esfuerzos para explicar Cepsa a los inversores. "A Cepsa la conoce todo el mundo porque ha cotizado muchos años y porque es una empresa importante en su sector. No hacen falta que cuenten a qué se dedica, sino más bien que expliquen sus debilidades como los litigios con Hacienda, la mala evolución de algunos países o el 'superbonus' de su cúpula. Pero lo más importante para colocarla será el precio", explica un banquero de inversión.



Otro coincide en la importancia del precio: "La mayoría de los analistas coincide en que Cepsa sale cara a pesar de tratarse de una buena compañía". Los bancos colocadores tienen que alcanzar un difícil equilibrio en estas operaciones: por un lado, les interesa que el precio sea lo más elevado posible para maximizar su comisión; pero, por otro, debe ser lo suficientemente bajo para permitir recorrido al valor en bolsa y que sus clientes ganen dinero y acudan a nuevas colocaciones.



CEPSA HA APRETADO AL MÁXIMO EN LAS COMISIONES



La petrolera y el accionista que vende las acciones, el fondo de Emiratos Árabes Mubadala, son plenamente conscientes de la desesperada situación de la banca, por lo que han apretado al máximo: pagarán una comisión de solo el 2% del importe colocado (lo que implica un máximo de 46 millones), la más baja desde la OPV de CELLNEX en 2015, según 'Cinco Días'.



Por tanto, los gestores de fondos de inversión, planes de pensiones y sicav, y los clientes de banca privada van a recibir un bombardeo constante de llamadas en los próximos días invitándoles a comprar acciones de Cepsa con 'caramelos' como el elevado dividendo que piensa pagar. Es un argumento importante, pero la clave, como siempre, estará en el precio.