Paramés, el gestor value más arriesgado y menos rentable del año

Fuente: WFG
06/08/2018 17:41

MADRID, 03 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- El 2018 no está siendo un buen año para el gurú español del value investing. En lo que llevamos de ejercicio, Francisco García Paramés (responsable de Cobas) es, de los grandes inversores en valor españoles, el que peores resultados cosecha y el que más riesgos asume.



Que el riesgo es una oportunidad es sabido para todos los inversores. Pero el riesgo no está pagando este año a Paramés en concepto de rentabilidad, sino todo lo contrario, le está penalizando bruscamente, sobre todo en su estrategia internacional. Comparativamente, junto a otras boutique como Bestinver, azValor y Magallanes, sus principales fondos de bolsa -se incluyen los de acciones ibéricas e internacionales y se excluyen los temáticos de grandes o pequeñas compañías- son los que menos liquidez tienen en estos momentos. Es decir, las carteras de Cobas están invertidas casi en su totalidad, fruto de su alta convicción por sus apuestas y su poco miedo a la evolución de los parqués y la macroeconomía.



Pero sus fondos Cobas Internacional y Cobas Selección están sufriendo una dura corrección en el año, cayendo casi un 8,5% el primero y un 7% el segundo. De entre los fondos comparables en estas gestoras independientes, sólo el Magallanes European Equity, de Iván Martín, acompaña a los anteriores a terreno negativo, con una pérdida del 2%.



Paramés es quien menor liquidez tiene en sus fondos: entre un 1,7% y un 3,2%, según el fondo del que se trate. En niveles intermedios de tesorería se mueven hoy día Magallanes, en el 6,5% de media, y azValor (de Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad), entre el 3,2% y el 8,6%. Sin duda, el posicionamiento más conservador lo muestran Beltrán de la Lastra y Ricardo Cañete en Bestinver, con porcentajes de liquidez de entre el 16,6% y el 20,6%, según las últimas fichas mensuales de los fondos.



La foto fija de 2018 deja en mal lugar a Paramés en los siete meses transcurridos. Su estrategia ibérica, con un 4,5%, es la segunda menos rentable de la cuatro propuestas. Le superan el Magallanes Iberian Equity, con un 7,2%, y el Bestinver Bolsa, con un 6%. Pero el batacazo para el gurú español del value investing llega por el lado internacional.



Fondos como el Bestinver Internacional y el Bestinfond, con un 1% y un 1,7% de rendimiento, respectivamente, y el azValor Internacional, con un 1,6%, están en positivo en el año, a más de 800 puntos básicos de diferencia de las carteras globales de Paramés, según Morningstar. En el año, índices como el EuroStoxx 50 o el Stoxx Europe 600 ya registran rentabilidades del 3% en el primer caso y del 0,5% en el segundo. Unos y otros baten a Paramés en el 2018.



¿QUÉ LASTRA LA CARTERA DE PARAMÉS?



En su carta a los inversores del segundo trimestre, Paramés daba la explicación oportuna sobre qué está lastrando a su cartera internacional: el mal comportamiento bursátil de Aryzta, la compañía suiza de alimentación. A cierre de junio, ésta pesaba un 8,2% en el Cobas Internacional, el doble o casi el doble que compañías como Babcock, Dixons Carphone, International Seaway, Israel Chemicals o, incluso, Teekay, su segunda mayor posición.



"Si excluyéramos a Aryzta de los cálculos, (la cartera internacional) sería neutra con respecto a sus índices de referencia en 2018. Es decir, un solo valor ha estropeado temporalmente el trabajo del resto de la cartera. Afortunadamente", pronosticaba Paramés, "Aryzta se va a recuperar y nos beneficiaremos significativamente de esa recuperación". Pero, de momento, no ha sido así. En junio, el fondo caía un 6,2%, y julio lo ha cerrado con un retroceso mayor aún en el año, del 8,4%.



Según Paramés, "hemos aprovechado las fuertes caídas (de Aryzta) para comprar más acciones con el objetivo de incrementar el potencial de revalorización de la posición. Incluso en el peor escenario, una posible ampliación de capital, ese potencial es también muy elevado", se enroca el gestor, a mucha distancia todavía de acabar el año en positivo con su estrategia internacional. Aunque todo es posible.