Cs aguanta el subidón del PSOE a costa de los votantes del PP

Fuente: WFG
03/08/2018 17:24

MADRID, 02 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- Ciudadanos sigue bien posicionado en las encuestas pese a la subida que ha experimentado el PSOE tras la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa. Los de Albert Rivera consiguen aguantar la embestida de los socialistas y mantenerse como segunda fuerza, aunque sea registrando un empate técnico con el PP. Y lo logran gracias a la caída de los 'populares'.



El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha sido de lo más revelador. Y es que más allá de los datos que sitúan al PSOE como primera fuerza política en España al lograr el 29,9% de la intención de voto tras la exitosa moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy, cabe también hacer una lectura más profunda de las otras cifras que pone sobre la mesa.



Sobre todo, del aguante de Ciudadanos, que pese a haber caído dos puntos en intención de voto desde la encuesta de abril (ha pasado del 22,4% al 20,4%), logra mantener la segunda plaza. Y lo consigue gracias a los votos que le ha robado al PP. La sangría desde el Partido Popular a la formación naranja ha sido constante en los últimos barómetros, y en este no ha sido menos. Según los datos del CIS, un 17,9% de los electores que en junio de 2016 confiaron su voto al PP aseguran ahora que si se celebrasen elecciones apostarían por la formación de Rivera.



Ese es el gran balón de oxígeno que recibe Ciudadanos, que logra aguantar a pesar de que un 7,5% de sus votantes dice que ahora elegiría la papeleta socialista en caso de una cita en las urnas. Aunque también cabe destacar que la caída del PP no se debe únicamente al los votos que le ha arrebatado el partido naranja, sino a que otro 3,1% de los votantes 'populares' se decantarían ahora por el PSOE en caso de comicios.



Asimismo, es llamativa la caída de Unidos Podemos, que ha pasado del 19,6% de intención de voto en abril al 15,6% en julio. Los de Pablo Iglesias y sus confluencias han perdido peso en el barómetro por la sangría de votos hacia el PSOE. De nuevo Sánchez logra rascar apoyos, y una buena cantidad, ya que un 12% de los votantes de Unidos Podemos en 2016 asegura que votaría ahora al Partido Socialista. Y también un 1,5% de los votantes de la formación morada se irían a Ciudadanos, cosa que sorprende, dado lo alejados que están ambos partidos, ideológicamente hablando.



MUCHAS DUDAS SI HAY ELECCIONES



De la posibilidad de un adelanto electoral se ha hablado mucho en las últimas semanas. Tanto PP como Ciudadanos han insistido en esta idea, y ahora, tras conocer los datos del CIS, habrá que ver si siguen reclamando a Sánchez que llame a los españoles a las urnas. Sobre todo los 'populares', que son los que más votantes indecisos tienen.



El secretario general del PP, Teodoro García, ha criticado este barómetro asegurando que es una encuesta "anticuada" porque no tiene en cuenta el 'efecto Pablo Casado'. Hay que recordar que la encuesta se realizó a principios de julio, cuando el PP todavía no había elegido a su nuevo líder tras la marcha de Mariano Rajoy, lo que según el PP ha pesado, y mucho, en los datos.



Según el CIS, un 19,8% de los votantes del PP en 2016 no sabe a quién votaría ahora. Se trata de una cifra considerable, que podría hacer que el Partido Popular se piense dos veces su estrategia de intentar desgastar al Gobierno por la vía de exigir una convocatoria electoral. Aunque no es el único, porque el resto de formaciones tiene también un buen número de indecisos. En concreto, un 10,8% el PSOE, un 17% Unidos Podemos, y un 13,4% Ciudadanos.



Esto no es más que una muestra del especial momento que atraviesa la política española, que está más revuelta que nunca. Sobre todo teniendo en cuenta lo ocurrido en los últimos años: ha habido repetición de elecciones; dos mociones de censura, una de Unidos Podemos y otra del PSOE, que es la que consiguió desalojar a Rajoy de la Moncloa; se ha pasado de un modelo bipartidista a un Parlamento fragmentando con cuatro partidos pugnando por alcanzar el poder; y hemos entrado en una nueva situación de gobiernos en minoría que deben pactar para sacar adelante cada una de sus propuestas. Eso demuestra que cualquier cosa puede pasar y cualquiera de ellas puede ser determinante para decantar el voto en uno u otro sentido en las próximas elecciones, independientemente de cuándo se celebren.