La banca no quiere más impuestos: esto es lo que paga actualmente

Fuente: WFG
01/08/2018 15:52

MADRID, 31 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- Los primeros ejecutivos de los principales bancos españoles se han negado en rotundo a que se implante un nuevo impuesto dirigido específicamente a ellos. Era de esperar. Lo han tildado de "injusto", han dicho de él que "no tiene sentido" y han advertido de sus consecuencias. Además, han defendido que ya pagan suficientes impuestos, pero ¿cuánto traspasan actualmente a las arcas del Estado?



A nivel consolidado, los seis grupos bancarios más grandes del país abonaron unos 4.584 millones de euros en impuestos durante el primer semestre. Esta cantidad es un 15% más alta que lo desembolsado entre enero y junio del año pasado.



Como es lógico por su tamaño, la entidad que más pagó en impuestos en el conjunto de sus negocios fue Santander. El banco que preside Ana Botín gastó 2.659 millones de euros en pagar Sociedades en el primer semestre, un 18% más que un año antes. Su beneficio fue de 3.752 millones, un 4% más.



En España, la aportación de la entidad al sistema fue de 260 millones de euros, es decir, casi un 3% superior a la de los primeros seis meses de 2017. En este mercado, el banco ganó 500 millones de euros, un 20% menos.



Por detrás de Santander, el Grupo BBVA abonó un total de 1.213 millones de euros en impuestos hasta junio. Esta cifra es un 8% superior a la del primer semestre del pasado ejercicio, si bien el avance fue mayor teniendo en cuenta los impuestos sobre beneficios quepaga la entidad en España. En el país, donde ganó 793 millones en el primer semestre (+19%), pagó al Estado 316 millones de euros, un 17,5% más que un año antes.



CAIXABANK, por su parte, pagó a nivel de grupo 401 millones de euros en impuestos sobre beneficios en el primer semestre, bastante más que un año antes, cuando su participación en BPI era inferior. El negocio de la entidad portuguesa aportó 34 millones de euros en impuestos en el primer semestre. La entidad, por su parte, ganó 1.298 millones de euros a nivel de grupo, un 55% más.



En cuanto a su fiscalidad en España, CaixaBank no la desglosa por geografías, sino por negocios. En concreto, pagó un Impuesto de Sociedades de 427 millones (+57%) por el negocio bancario y 89 millones (-8%) por el asegurador. Por participaciones y por el negocio inmobiliario non-core el resultado fue positivo para la entidad, con 8 millones y 52 millones, respectivamente.



BANKIA, SABADELL Y BANKINTER SUMAN 311 MILLONES



Bankia, que solamente tiene actividad en España, ingresó el pasado semestre al Estado 166 millones de euros en concepto de impuesto sobre beneficios, una cantidad un 7% inferior a la que pagó el año pasado en las mismas fechas. La entidad ganó 229 millones el pasado trimestre, un 25% menos.



En cuanto a Sabadell, su contribución ascendió a 48,5 millones de euros en impuestos, frente a los 182,2 millones del primer semestre del año anterior. En aquel momento la entidad vendió tanto Sabadell United Bank como una cartera de reaseguro, lo que modificó la forma que contabilizar los impuestos, según explicó Tomás Varela, director financiero de Sabadell. Este último semestre, además, el beneficio de Sabadell fue casi un 68% inferior a un año antes.



Bankinter, por su parte, ingresó a las arcas del Estado 96,62 millones de euros entre enero y junio. Esta cantidad es casi un 7% superior a la que el banco que dirige María Dolores Dancausa pagó un año antes, que ascendió a 90,7 millones de euros. La entidad vio su beneficio crecer un 8,4% entre enero y junio.



UN NUEVO IMPUESTO MERMARÁ SU BENEFICIO



El Gobierno aún no ha detallado cómo será el nuevo impuesto a la banca, aunque tiene claro que quiere implantarlo a principios de 2019. Por el momento, el Ejecutivo ha propuesto a las entidades dos opciones: incrementar la tasa de depósitos dejando exentos los primeros 20.000 millones de euros y que las entidades abonen el cupón de los CoCos antes de descontar los impuestos de su beneficio.



En todo caso, las grandes firmas de inversión ya han advertido de que restará en torno a un 10% del beneficio de los bancos. UBS, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Credit Suisse ya han hablado.