La CNMV rechaza que el Ejecutivo haga reformas estructurales en el gobierno corporativo

Fuente: WFG
04/07/2018 11:54

Sebastián Albella, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), rechaza que el nuevo Ejecutivo endurezca más la norma del gobierno corporativo. Albella ha señalado que no es momento de grandes reformas estructurales en el ámbito corporativo, porque las últimas están recientes.



El presidente del regulador considera que la Ley de Sociedades de Capital, que se introdujo en 2014 y que está centrada en temas de gobierno corporativo, es "demasiado reciente". También se ha referido al código de buen gobierno que se hizo en 2015. "Creo que la estabilidad normativa es un valor relevante y que es preciso dejar que las normas estén vigentes un mínimo de tiempo para extraer enseñanzas y que se produzca el efecto que se quiere con ellas", ha argumentado Albella.



Así ha insistido en que "hay que dejar que las normas estén puestas un mínimo de tiempo para que consigan por lo que están hechas". Sebastián Albella ha participado en el VI Foro del Consejero, organizado por KPMG, en el que se ha debatido la figura de los consejeros en el gobierno corporativo.



Por otro lado, durante su intervención, el presidente del supervisor ha apuntado que aumentar del 3% al 10% el límite de participación ACCIONArial a partir del cual los consejeros dominicales pierden la condición de independientes, como sucede en otros países, es "excesivo". Por lo que ha apuntado que deberían manejarse porcentajes inferiores y diferentes en función del tamaño de las compañías.



Ante ello, Albella ha explicado que la CNMV está analizando la equiparación de la condición de los consejeros microdominicales a la de los independientes.En España, los consejeros dominicales pierden la consideración de independientes al poseer más del 3% del capital de la compañía, frente al 10% que establece la mayoría de inversores institucionales en otros países.



En concreto, Albella cree que la figura del consejero microdominical no debería "equipararse sin más a la del consejero independiente", sino que podría "abrirse la puerta" a que pudiesen actuar como consejeros coordinadores o permitirles optar a la presidencia del comité de nombramientos y de retribuciones.