¿Se acabó el rally del peso mexicano? Fuerte volatilidad tras la victoria de López Obrador

Fuente: WFG
02/07/2018 07:59

El rally que el peso mexicano protagonizó en la antesala de los importantes comicios el 1 de julio no se ha prolongado este lunes, tras conocerse la victoria de Andrés Manuel López Obrador, cuya alianza de izquierdas se ha hecho con el 50% del Congreso, según los resultados preliminares. La divisa azteca cae un 0,4% después de moverse en un rango de un 2% de máximos a mínimos de la sesión.



El viernes llegó a apreciarse hasta máximos de un mes contra el dólar, en los 19,50 pesos, animada por las compras que habían impulsado su precio en la antesala de la jornada electoral. No obstante, este lunes ha vuelto a depreciarse más allá de los 20 pesos por cada ‘billete verde’, desde donde trata de estabilizarse por debajo de este nivel, a causa de la incertidumbre que se abre en el país por su mayoría en la cámara de diputados y el Senado mexicanos.



En la Cámara Baja, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) ha obtenido un mínimo de 127 escaños, mientras que sus aliados, que conforman la alianza Juntos Haremos Historia, se han hecho con un mínimo de 65 diputados, lo que proporcionaría a la alianza unos 290 asientos de los 500 escaños que forman el hemiciclo, según ha informado el diario local 'El Universal'. En el Senado, ha alcanzado un mínimo de 48 senadores.



El Partido del Trabajo (PT) se habría hecho con entre 3 y 7 escaños y Encuentro Social con un mínimo de 5 y un máximo de 9 asientos. Esto permitiría a la alianza hacerse con una bancada de máximo 90 senadores de un total de 128.



Este porcentaje facilitará a López Obrador impulsar una reforma legislativa que dejara de lado la ortodoxia económica con la que se ha vestido últimamente y “alienta un programa menos favorable para el mercado”, subrayan los expertos de TD Securities. Advierten también estos analistas que podría llegar a tratar de establecer una reforma de la Constitución.



“Los mercados están de nuevo en guardia ante un posible deterioro en la aceptación de la inversión extranjera y la independencia del banco central (Banxico)”. Por ahora ninguna de las dos estén en un riesgo alto, aunque avisan que “el peligro no se ha descartado del todo”.