Repsol no plantea un escenario de 40 dólares por barril en su hoja de ruta

Fuente: WFG
07/06/2018 10:39

MADRID, 07 JUN. (Bolsamania.com/BMS) .- REPSOL comienza su nuevo camino. Este miércoles presentó su hoja de ruta hasta 2020 con un escenario en el que el suelo del petróleo es de 50 dólares el barril, de media. Las inversiones aumentarán si el crudo sube su precio, actualmente está en los 75 dólares, pero si la media está por debajo no hay plan ‘b’. Desde la compañía apuntan que ya supieron reACCIONAr y salieron adelante.



Ningún organismo sitúa el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, en medias de 50 dólares el barril. Por lo que se puede decir que el plan estratégico que presentó Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, ha sido conservador. De hecho, Morgan Stanley sitúa al Brent en los 90 dólares en 2020 y Goldman Sachs es un poco más comedido y le otorga un precio de 60 dólares.



Pero ninguno apunta a un escenario en el que el petróleo esté por debajo de esos 50 dólares. Sin embargo, hay que recordar que hace un año estaba en los 49 dólares el barril y en enero de 2016 el precio se rebajó hasta los 30,7 dólares. Una situación que hizo que Repsol tuviera que modificar el plan estratégico en 2016 con un suelo de precio de petróleo de 40 dólares el barril.



El proyecto inicial se situaba en 50 dólares el barril, pero lo tuvieron que reducir a los 40 dólares para el bienio de 2016-2017. El día de esta actualización, el barril de crudo se desplomó hasta los 32 dólares. Con este suelo de 40 dólares el barril, Repsol cumplió todos los objetivos propuestos y por esto ha tenido que volver a actualizar este plan estratégico con los 50 dólares el barril.



“Con esta actualización definimos objetivos y métricas más ambiciosas”, confirmó el consejero delegado de la empresa, Josu Jon Imaz. No obstante, el ceo es consciente del escenario de volatilidad en que se está moviendo el mercado. “Esperamos volatilidad en los precios y un horizonte de largo plazo en el que los precios del petróleo no tienen por qué ser altos", y es que según comentó en la presentación esperan un suelo de 50-60 dólares por barril en los tres próximos años.



Con este escenario de 50 dólares el barril, Repsol prevé tener un ebitda en 2020 de entre 8.400-8.500 millones de euros. Por encima de la estimación del consenso de analistas recogido por FactSet que lo sitúan en 7.125 millones de euros. Los analistas más optimistas apuntan a un ebitda de 9.153 millones de euros en 2020 y los más pesimistas lo sitúan en 5.474 millones de euros.



La petrolera confía en seguir reduciendo su deuda y llegar a una deuda de 0,7 veces el ebitda, por debajo del 1,1 veces de la media del sector. Por otro lado, en este aspecto, los analistas recogidos por FactSet sí que consideran que ha sido conservador, ya que apuntan que la deuda será de 0,52 veces el ebitda.



La petrolera aumentará su dividendo un 8% anualizado hasta 2020, lo que hará que la remuneración al accionista en esa fecha llegue hasta el euro por acción. El reparto de este dividendo será mediante la fórmula de 'scrip dividend', junto con un programa de recompra de títulos que evitará la dilución de quienes opten por cobrar en efectivo.



Además, entre 2018 y 2020, Repsol prevé invertir 15.000 millones de euros, repartidos en un 53% en su negocio de Upstream (Exploración y Producción) y en un 45% en Downstream (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, Trading, GLP, Gas & Power) y en activos de bajas emisiones de CO2.



Por otro lado, Repsol busca adquisiciones de "capacidad" eléctrica para construir su negocio de gas y electricidad, con el que abrir una nueva etapa tras su salida del capital de GAS NATURALFenosa, que le den una rentabilidad superior al 10% y que no sean activos regulados, ya que ese "no es su negocio", afirmó el consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz.



Imaz, respecto a posibles negociaciones con Viesgo para la adquisición de activos, ha subrayado que la petrolera está hablando "con unas cuantas empresas" para poder construir este nuevo negocio, sobre el que mientras estuvo en Gas Natural Fenosa no se atrevió a dar ningún paso, pero que "ahora vamos a ir construyendo", avanzó.