Moody's pone en revisión con posibilidad de rebaja el rating de Vodafone tras comprar activos a Liberty Global

Fuente: WFG
11/05/2018 19:02

La agencia Moody's ha situado en revisión para una posible rebaja de rating a Vodafone tras el acuerdo alcanzado por el grupo para comprar activos del operador de cable estadounidense Liberty Global en Alemania, Chequia, Hungría y Rumanía, cuyo valor se cifra en 18.400 millones de euros.



"Situamos la calificación de Vodafone en revisión para un empeoramiento de la nota debido al deterioro esperado en las métricas de crédito una vez se complete la adquisición, así como por la tolerancia de la compañía a operar con un mayor apalancamiento que en el pasado", asegura la vicepresidenta senior de la división de créditos y analista principal del operador, Laura Pérez.



Según explica la experta, antes del anuncio de esta transacción, la calificación de Vodafone ya se encontraba en una posición "débil". Actualmente se sitúa en 'Baa1', que implica un grado de inversión con calidad aceptable. "El alto perfil de apalancamiento esperado neutralizará con creces los beneficios estratégicos y las mejoras en su perfil comercial", sostiene Pérez.



Así, Moody's admite que esta adquisición le ofrecerá una serie de beneficios estratégicos, ya que suponen un "fuerte" activo complementario para Vodafone, sobre todo en Alemania, su mercado más grande. También le proporcionará una red de cable de alta calidad en las regiones occidentales, donde actualmente carece de su propia red fija, duplicando la cobertura de cable propia y mejorando su posición competitiva frente a Deutsche Telekom.



Con todo, estos beneficios se verán más que compensados por el deterioro de las métricas de crédito y el cambio en supolítica financiera, lo que se traducirá en un perfil de desapalancamiento más lento. Moody's calcula que la deuda ajustada a Ebitda se mantendrá alta en alrededor de 3 veces al término del acuerdo, por encima del nivel de 2,75 veces adecuado para una nota crediticia de 'Baa1'.



Asimismo, esta transacción representa un cambio en la política financiera habitual de la teleoperadora. Vodafone ha cambiado su rango de apalancamiento neto objetivo a 2,5-3 veces, en comparación con el objetivo anterior, que se situaba en 2-2,5 veces.