El BoE pospone la subida de tipos en Reino Unido al menos hasta verano

Fuente: WFG
10/05/2018 13:06

El Banco de Inglaterra (BoE) mantiene los tipos de interés. El regulador ha confirmado que el precio del dinero en la economía británica se mantendrá en el 0,5% hasta la próxima reunión del Comité de Política Monetaria (MPC), cumpliendo las previsiones de los expertos anteriores al anuncio. Los tímidos datos 'macro' de marzo y el descenso continuado de la inflación por debajo de las expectativas, sin la excusa de una política monetaria más restrictiva, han terminado por frenar al BoE en su camino hacia la normalización.



De nuevo fueron sólo dos los miembros del MPC que votaron a favor de una subida de 25 pb de los tipos de interés. Una confianza en la solidez económica de las islas que aún no inunda la percepción del regulador. El último dato de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), que se situó en el 1,2% en el primer trimestre, dos décimas por debajo de las previsiones, ha sido determinante y ha corregido las expectativas del banco central para el futuro de la coyuntura británica. En concreto, el regulador ha recortado cuatro décimas sus perspectivas de crecimiento para las islas en 2018 hasta el 1,4%, y una décima su visión para 2019 y 2020 hasta el 1,7%.



Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, aseguró en febrero "mayores y más rápidas medidas" para recuperar la senda de la normalización monetaria. Unas declaraciones que, tras la estática decisión de marzo, apuntaban a este jueves como escenario más probable para la primera subida de tipos del año. Sin embargo, la inflación ha caído de manera continuada durante el primer trimestre de 2018, sin la excusa de una política más restrictiva, hasta el 2,5% en marzo. Un escenario menos robusto para el regulador, que prevé en su recién publicado informe de inflación un avance de los precios del 2,1% en justo un año y del 2% para 2020.



"Hasta hace unas semanas, una subida de los tipos de interés hasta el 0,75% parecía asegurada. Pero el débil dato del PIB y el rápido retroceso de la inflación han supuesto un grave revés para las cada vez menos útiles previsiones de la 'Old Lady'. El Banco de Inglaterra ha llevado a los inversores hasta la cima de la colina solo para hacerlos retroceder nuevamente", apuntan los analistas de Fidelity.



Y es que hace menos de un mes, Carney empezó a recular. El gobernador expresó su opinión de que el mercado podría equivocarse dando por hecho un cambio en la política monetaria en mayo, dadas las numerosas reuniones que el MPC convocará a lo largo del año. Y así ha sido. "No quiero centrarme demasiado en el momento preciso de cuándo sucederá, sino en el camino en general", explicó por entonces.



Tras la decisión de mayo, las reuniones de junio y agosto serán esenciales para mantener la credibilidad del BoE. De nuevo, una nueva postura 'dovish' sería incoherente tras los continuos mensajes de compromiso con la retirada de estímulos que ha mantenido el regulador recientemente. "Las expectativas a medio plazo mantienen vivas las posibilidades de una subida de tipos más adelante, probablemente en agosto". Sin embargo, "a no ser que tanto los salarios como el crecimiento de la economía repunten en los próximos meses", la consecución de tal escenario podría desaparecer, apuntan desde la consultora británica IHS Markit.