El FMI pide a España reducir el déficit y recaudar más por el IVA

Fuente: WFG
18/04/2018 16:51

La deuda pública española cerró febrero en el 98,84% del PIB, con un crecimiento de 42.376 millones de euros y muy por encima del objetivo del 96,8% marcado para este año. Los nuevos pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) señalan que se situará en el 96,7% este año, frente al 97,6% que apunta el propio Gobierno, y alcanzará el 95,1% en 2019, frente al 95,4% de la meta de estabilidad presupuestaria de la Administración. Esta variable continuará moderándose hasta situarse en el 90,9% en 2023, pasando por el 93,9% previsto para 2020, el 92,8% de 2021 y el 91,8% para 2022. El FMI es más optimista que el Gobierno en sus previsiones, publicadas este miércoles en el informe 'Fiscal Monitor Abril 2018'



Así, la deuda pública española en 2018 se situará por debajo de la media de las economías desarrolladas (111,6%), pero por encima de la zona euro (84,2%). Los países que cerrarán 2018 con mayores niveles de deuda pública son Japón (236,4%), Grecia (191,3%), Italia (131,5%) y Portugal (125,6%).



En su análisis, el FMI advierte de cómo un endurecimiento repentino de las condiciones financieras mundiales empeoraría la dinámica de la deuda en varias economías. "Un aumento de los tipos de interés mundiales más acelerado de lo esperado, en respuesta a un repunte más rápido de la inflación en EEUU, por ejemplo, aumentaría la carga de la deuda, especialmente entre los países con gran necesidad de financiación y un crecimiento aún bajo, que podría interrumpir su acceso a los mercados", asevera.



Asimismo, explica que una divergencia en la trayectoria de la política monetaria de las principales economías o un cambio en el apetito de riesgo de los inversores podría conducir a unaapreciación del dólar estadounidense, afectando a los países con deuda en moneda extranjera.



ESPAÑA NO CUMPLIRÁ CON SU OBJETIVO DE DÉFICIT ESTE AÑO, NI EL QUE VIENE



El FMI estima que España cerrará 2018 con un déficit presupuestario del 2,5%, superior al objetivo del 2,2% pactado por el Gobierno con Bruselas, el tercero más alto de las economías avanzadas tras Estados Unidos (5,3%) y Japón (3,4%), y el más elevado entre las economías de la zona euro. Aunque esta cifra supondrá dejar atrás el umbral del 3%, con lo que el país podría igualmente salir del procedimiento de déficit excesivo. Para 2019 calcula que el desequilibrio del presupuesto será del 2,1%, ocho décimas por encima de la cifra acordada.



Una situación, que según la organización dirigida por Christine Lagarde, se podría revertir a través de una mayor recaudación por IVA, con España entre uno de los países que menores ingresos recibe por este tipo de impuesto.



DURA CRÍTICA A LAS MEDIDAS PROCÍCLICAS



Un buen gobierno debería aprovechar la recuperación económica actual para acumular reservas fiscales y evitar las políticas procíclicas que exacerban las fluctuaciones económicas y aumentan la deuda pública, explica el FMI. Su director del departamento fiscal, Vítor Gaspar, asegura que la experiencia ha demostrado que los gobiernos exitosos son "los que se preparan para las tormentas que se vislumbran en el horizonte", después de advertir de que la deuda pública continúa alcanzando nuevos récord y se mantiene en niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial en las economías avanzadas.



El economista portugués aconseja así construir unas finanzas públicas "sólidas" durante los buenos tiempos para estar mejor posicionados ante riesgos inminentes". De este modo, pide a los responsables políticos que eviten medidas que vayan en la misma trayectoria que el ciclo económico, pues brindan un estímulo innecesario cuando la actividad económica ya está acelerada, como la reforma fiscal de Donald Trump.



La deuda de hogares, empresas, bancos y gobiernos de todo el mundo sumaba al cierre de 2017 un total de 191,4 billones de euros, una cifra que representa un nuevo récord tras incrementarse en 17 billones de euros en el último año, según los datos del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).



La mayor parte de la deuda corresponde a las economías avanzadas, aunque durante la última década los mercados emergentes han sido responsables del mayor aumento. Solamente China ha contribuido con el 43% del incremento desde 2007. Al contrario, la contribución de los países en desarrollo de bajos ingresos es apenas visible.