La Bolsa de Milán responde con subidas al afianzamiento de la derecha italiana para formar gobierno

Fuente: WFG
09/04/2018 10:43

"Amigos para siempre" cantaban Los Manolos. Unidos para gobernar Italia anunció Matteo Salvini. El euroescéptico líder de Lega Nord mostró su lealtad a Silvio Berlusconi y a Fratelli d'Italia el pasado domingo a través de un comunicado público, tras unas conversaciones celebradas en Arcore, cerca de Milán, en las que los lazos de la coalición de derechas parecen estrecharse y avanzar hacia un nuevo gobierno de la República.



El presidente Sergio Mattarella comparecía el pasado jueves para informar de una segunda ronda de negociaciones, sin fecha límite especificada, mediante la que aportar algún candidato en firme para dirigir el país. Una situación enquistada desde hace más de un mes, con una opinión pública dividida que ha fragmentado la cámara baja de la República hasta convertirla en un puzle de difícil solución.



Especulaciones acerca de un acuerdo entre el Movimiento Cinco Estrellas de Luigi Di Maio y Salvini planteaban un futuro inquietante para la tercera mayor economía de la Unión Europea. El líder del partido fundado por Beppe Grillo abría la puerta a una coalición entre ambas fuerzas, ante la que la Liga Norte sólo encontraba un problema, el veto de Di Maio a Berlusconi. El ex presidente apenas obtuvo el 14% de los votos, sin embargo, su unión junto a los partidos euroescépticos y xenófobos de la derecha italiana condensa casi un 36% de las papeletas frente al 40% necesario para gobernar. Tras el 'cónclave' de Milán de este fin de semana, parece que su unión es más fuerte.



Ningún escenario es descartable. Lo que es seguro es que Salvini mantendrá su apoyo a la coalición mientras no le quede otro remedio, como única posibilidad de liderar el grupo ganador. Su unión con Di Maio le relegaría a un segundo plano tras el apoyo del 32,6% obtenido por este en las urnas el pasado 4 de marzo.



Ante esta circunstancia, el líder de Cinco Estrellas podría mirar hacia el Partido Democrático, gran perdedor de las elecciones tras abandonar el liderato de las listas y alcanzar únicamente el 18% de los votos. Su acuerdo sería suficiente para gobernar. Según publicó 'La Repubblica' el pasado fin de semana, las conversaciones entre ambos bandos ha dividido la opinión socialista en lo que significa un acercamiento de dos grandes enemigos durante la campaña presidencial celebrada los últimos meses. Mientras Maurizio Martina, líder del PD tras la renuncia de Matteo Renzi, sostiene su oposición a negociar con populistas, voces dentro del partido, incluyendo la del ministro Dario Franceschini, abogan negociar y desarmar el bloqueo político que sufre el país.



La Bolsa italiana celebra el acuerdo, en un gesto que representa un claro primer paso hacia formar por fin gobierno. El índice FTSE MIB sube casi un 1% en esta jornada hasta superar los 23.000 puntos, con Bper Banca, Banche Populare Unit y Unipol como títulos que mejores rendimientos presentan sobre el parqué de Milán.