S&P eleva el 'rating' de la gran banca española

Fuente: WFG
06/04/2018 19:44

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha mejorado un escalón el 'rating' a largo plazo de los principales bancos españoles, dos semanas después de elevar también la calificación soberana de España.



S&P ha mejorado la calificación de BANKIA, hasta ahora en 'BBB-', hasta 'BBB' con perspectiva estable. También ha elevado el 'rating' de la matriz, BFA, desde 'BB+' hasta 'BBB-', con perspectiva estable. S&P espera que su métrica de capital para Bankia mejore para finales de 2019, gracias a la generación orgánica de capital y la emisión de instrumentos híbridos, y que la entidad reduzca su ratio de activos problemáticos por debajo del 10% en los dos próximos años, al mismo tiempo que mejora la rentabilidad recurrente tras la integración de BMN.



En el caso de CAIXABANK, la agencia ha elevado su calificación a largo plazo hasta 'BBB+' desde 'BBB', con perspectiva estable. La agencia prevé que se enfrente con éxito a los retos derivados de la situación política en Cataluña y que mantenga su perfil de liquidez.



BBVA ha conseguido que S&P eleve su calificación hasta 'A-' desde 'BBB+', con perspectiva positiva, hasta el rango de "buena calidad". S&P espera que BBVA continúe desarrollando la fortaleza de sus franquicias, enfocadas a aumentar la rentabilidad, al tiempo que avanzan en la digitalización, y prevé que la rentabilidad vaya en aumento, con una mayor contribución de España a los resultados del grupo gracias a los menores costes. Asimismo, cree que continuará mejorando la calidad de los activos del grupo BBVA y, especialmente, en los indicadores en España.



BANCO SANTANDER también ha visto mejoradasu calificación, en concreto desde 'A-' hasta 'A', con perspectiva estable. Así, la entidad de Ana Botín consigue la calificación más elevada de la banca española. El 'rating' a corto plazo se eleva un escalón, hasta el A-1. También ha mejorado la de BANCO POPULAR de 'BBB+' a 'A-', con perspectiva positiva, por lo que la calificación de Popular podría elevarse en los próximos 12-24 meses según progresa el proceso de integración de la entidad. La agencia espera que Santander continúe cumpliendo con sus objetivos estratégicos 2016-2018 y mejorando gradualmente su rentabilidad y su fortaleza de capital.



S&P ha mejorado la nota a largo plazo de BANCO SABADELL desde 'BBB-' hasta 'BBB', y a corto plazo a 'A-2' desde 'A-3', ambas con perspectiva estable. El banco señala que esta mejora se debe a "la calidad crediticia de Banco Sabadell en el contexto de un menor riesgo industria del sistema bancario español debido principalmente a su desapalancamiento, así como en una mejora de la confianza inversora".



En cuanto a BANKINTER, el último de los bancos del IBEX 35, la agencia ha decidido elevar su calificación hasta 'BBB+' desde 'BBB', con perspectiva estable.



Ya fuera del Ibex 35, también ha recibido un aumento de su calificación Abanca. S&P ha decidido elevar su 'rating' desde el BB- anterior a BB con perspectiva positiva, es decir, un escalón. El 'rating' a corto plazo ha sido afirmado en 'B'. Por último, ha confirmado los ratings 'BBB' con perspectiva positiva de Cecabank y Kutxabank.



UN SECTOR MÁS SANEADO



S&P ha destacado que los perfiles de financiación de los bancos españoles están "mucho más equilibrados", sus costes de financiación se encuentran en mínimos históricos y se ha restablecido su acceso a los mercados de deuda externa. Así, ha señalado que los riesgos de crédito de las entidades bancarias españolas han disminuido.



Por otra parte, ha indicado que, si bien los bancos sebeneficiarán de una situación macroeconómica favorable, aún deben lograr acelerar la reducción de su alto stock de activos problemáticos improductivos, así como una mayor rentabilidad.



En esta línea, ha apuntado que el sector todavía debe recortar sus altos niveles de endeudamiento con el BCE y prevé que seguirá siendo estructuralmente más dependiente de la financiación externa que sus homólogos.



MEJORA DEL 'RATING' DE ESPAÑA



Hace dos semanas, la agencia estadounidense elevó el rating de España desde 'BBB+' a 'A-', con perspectiva positiva. Entonces, S&P defendió que el crecimiento económico del país y la consolidación presupuestaria no se habían visto obstaculizados por las tensiones políticas en Cataluña, el motivo principal que frenó la anterior mejora del 'rating' español.