Las ventas siguen en las criptomonedas y es por culpa de la temporada de impuestos en EEUU

Fuente: WFG
06/04/2018 10:33

El ‘Tax Day’ es el día en que concluye el plazo para que los estadounidenses paguen los impuesto del ejercicio anterior. Suele caer el 15 de abril y es, además, el motivo de que se estén viendo ventas "masivas" en el mercado de las criptodivisas, según el analista de Fundstrat Global Advisors y conocido alcista en el bitcoin, Tom Lee. El experto asegura que en el transcurso de la próxima semana aún se incrementará más la fuga de fondos de las ‘criptos’ a monedas fiduciarias porque tanto inversores como plataformas de intercambio tienen que rendir cuentas al fisco.



Y no es poca cosa, ya que deben liquidar los impuestos de las ganancias patrimoniales del año pasado, cuando los criptoactivos se dispararon hasta la estratosfera y se dejaron subidas tan gargantuescas como el 1900% del bitcoin. Lee pone en cifras lo que los inversores deben al fisco por los beneficios obtenidos con las ‘criptos’, que estima que ascienden a 25.000 millones de dólares. Pero no sólo eso, las bolsas de intercambio sujetas a la jurisdicción estadounidense también pasarán por caja, calcula el analista que sus beneficios netos son de 1.000 millones en 2017 que mantienen en bitcoins y ethers y, por este motivo, están vendiendo ambas monedas virtuales “con el objetivo de pagar sus impuestos”.



Recuerda el analista de Fundstrat que históricamente se ha estimado que cada dólar que se trasvasa a los mercados monetarios tradicionales se corresponde con unos 25 dólares de impacto en el valor del mercado de los cerca de 1.600 tokens y activos criptográficos. Por el momento, su estimación parece cumplirse, ya que el acumulado ha caído por debajo de los 250.000 millones de dólares en una nueva jornada de ventas.



El precio del bitcoin se acerca peligrosamente al reciente mínimo del 1 de abril, en los 6.500 dólares, mientras que el ether se cambia de manos por debajo de los 370 dólares, muy cerca también de su pero cambio desde diciembre de 2017, alcanzado el primer día de este mes. La historia se repite en el ripple, que se cambia a 0,47 dólares, el litecoin, que cotiza por debajo de los 120 dólares. Punto y aparte merece el bitcoin cash, que está en 617 dólares, su peor cambio desde las primeras semanas de noviembre de 2017.



Lee cree que esta situación se revertirá en los próximos días y se iniciará el rebote, al menos en el bitcoin, después de que los criptoactivos hayan hecho un amago de protagonizar un rally de alivio después el peor primer trimestre de su historia. Mantiene su predicción de que la de Satoshi Nakamoto rebase su máximo de diciembre, en los 20.000 dólares a mediados de año, para acabar 2018 en 25.000 dólares.



¿ES EL OBJETIVO LOS 4.000?



Aún más largo se pone el presidente de la firma de inversores LDJ Capital, David Drake, que ubica la de Nakamoto en 30.000 dólares a finales de año. Estos boyantes precios sólo serán posibles, opina Jani Ziedins, de Cracked Market, si antes se quiebra con ganas el mínimo de febrero en los 6.000 dólares.



Es la condición que el experto cree que la moneda virtual cumplirá en las próximas semanas antes de que se dé cualquier rebote de entidad en la más operada de las ‘criptos’. Cuando esto se produzca, “se disparará una oleada de ventas que llevará el precio hasta los 4.000 dólares”, asegura Ziedins.



“A la vista del gráfico del futuro del bitcoin, que comenzó a negociarse a finales de 2017, lo único que sabemos (que no es poco) es que dentro de la fase correctiva en la que se encuentra hay dos zonas de control bastante claras: los 5.970 dólares como soporte y los 11.800 dólares (en números redondos) como resistencia. Y dentrode este rango, bastante amplio todo hay que decirlo, no tenemos nada”, señala por su parte José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía.



“De lo que se puede deducir que para tener la confirmación en el futuro de que la corrección ha tocado a su fin le exigiremos a la criptomoneda que salte con contundencia (y preferiblemente con volumen) por encima de los 11.800 dólares. La perforación de los mínimos de febrero sería sin lugar a dudas un nuevo jarro de agua fría para el bitcoin”, agrega el experto.