¿El bitcoin en 4.000 o 30.000 dólares? Tres predicciones y un modelo matemático tras un primer trimestre de pesadilla

Fuente: WFG
06/04/2018 08:50

MADRID, 06 ABR. (Bolsamania.com/BMS) .- El primer trimestre de 2018 ha pasado a la breve pero intensa historia del bitcoin como el peor arranque de año de la criptodivisa desde que Satoshi Nakamoto hizo pública su creación, en 2009. Con un 50% borrado de su precio desde enero, el mercado se debate entre dejarse llevar por un merecido rebote o seguir drenando fondos de la reina de los activos virtuales. A la indecisión general no ayuda la disparidad de opiniones entre teóricos y analistas sobre el destino de la moneda criptográfica en los próximos meses.



Mientras algunos analistas aseguran que el bitcoin acabará el año rebasando holgadamente los máximos históricos de diciembre de 2017, en los 20.000 dólares, dos matemáticos del centro universitario ETH de Zurich han publicado un estudio que predice todo lo contrario. Según el patrón que han hallado en el comportamiento de la volátil ‘cripto’, no sólo el ‘crash’ de este 2018 era predecible, sino que, además, la de Nakamoto perderá otro tercio de su valor de mercado antes del 31 de diciembre.



No es el único vaticinio negativo. En un momento en que la indecisión de las últimas semanas persiste, a los inversores se les atraganta un panorama incierto en el que no está claro qué vendrá después. Lo que parece haber confirmado el segundo peor trimestre en la historia del bitcoin - sólo superado por el desempeño en el tercer trimestre de 2011, cuando perdió un 68%-, es que hemos pasado de la “exuberancia irracional de 2017 a una nueva situación de mínimos”, apunta Charles Hayter, co-fundador de CryptoCompare. O lo que es lo mismo, y en términos de análisis técnico, de una tendencia de “máximos y mínimos crecientes, a una nueva de máximos y mínimos decrecientes”, redondea a 'Market Watch'.



El entorno negativo que ha sacudido a las ‘criptos’ de enero a marzo persiste en este arranque de abril. Durante los meses pasados, ha sido la desconfianza en las infraestructuras de las bolsas de monedas virtuales, que han sufrido reiterados ataques, junto a la presión regulatoria y la prohibición de la publicidad de criptoactivos en los gigantes de Internet y redes sociales lo que ha mellado el apetito en este mercado.



Ninguna de estas situaciones ha aflojado. Los fallos y ataques informáticos de las plataformas de intercambio son el pan de cada día y las autoridades mundiales siguen haciendo amagos normativos, sin decidirse a fijar, de una vez por todas, un marco definitivo para casas de cambio e ICOs. En cuanto a la prohibición de la publicidad, sólo alimenta el desasosiego general sobre lo que era una prometedora apuesta.



4.000 DÓLARES ANTES QUE 20.000 O 30.000



En este contexto, el optimismo de algunos analistas e inversores contrasta brutalmente con el agudo pesimismo de otros. Por un lado, el conocido alcista del bitcoin, Tom Lee, de Fundstrat Global Advisors, mantiene su apuesta de que se cambie de manos por encima de su máximo histórico en los 20.000 dólares hacia mediados de año. “Más adelante en 2018 vemos catalizadores positivos para el bitcoin”, sostiene en una nota para clientes, lo que le lleva a incrementar su vaticino de cara a diciembre, cuando espera que se cambie de manos en 25.000 dólares.



Es más, se atreve a dar una fecha: el 15 de abril. A partir de entonces, el bitcoin remontarán porque “las ventas se han visto exacerbadas por la temporada de pagos de impuestos en los EEUU”, asegura el experto del fondo de inversión de Nueva York. No será así para las ‘altcoins’ ya que Lee no ve potencial de subidas hasta agosto.



Aún más largo se pone el presidente de la firma de inversores LDJ Capital, David Drake, que ubica la de Nakamoto en 30.000 dólares a finales de año. Estos boyantes precios sólo serán posibles, opina Jani Ziedins, de Cracked Market, si antes se quiebra con ganas el mínimo de febrero en los 6.000 dólares.



Es la condición que el experto cree que la moneda virtual cumplirá en las próximas semanas antes de que se dé cualquier rebote de entidad en la más operada de las ‘criptos’. Cuando esto se produzca, “se disparará una oleada de ventas que llevará el precio hasta los 4.000 dólares”, asegura Ziedins.



CAPITALIZACIÓN EN 70.000 MILLONES A FINALES DE AÑO



Estos pronósticos se basan sólo en las leyes de oferta y demanda del mercado, pero no tienen en cuenta otras variables, como el número de usuarios en el bitcoin. Una magnitud que se está ralentizando, según la ‘Ley de Metcalfe’, y que pone de relieve que la capitalización no crece tan rápido como lo ha hecho en el pasado.



No sólo eso, según el modelo matemático de los investigadores Spencer Wheatley y Didier Sornette de la Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich, que proclama que el valor de una red es igual a sus usuarios al cuadrado, el acumulado de la primera moneda virtual del mundo perderá otra tercera parte hacia finales de año, cuando a duras penas superará los 77.000 millones de dólares.



Actualmente en 115.000 millones de dólares, en los tres primeros meses del año esta medida también ha drenado más de un 50% -casi un 60% desde los máximos de enero en 285.000 millones de dólares-, según datos de CoinMarketCap. En un mercado que se ha estancado entre los 250.000 y los 300.000 millones de ‘billetes verdes, la dominancia de este activo sobre el resto de ‘altcoins’ se mantiene sobre el 45%, muy por encima de los mínimos históricos sobre el 33% del mes de enero. Siguiendo el patrón de Wheatley y Sornette no es difícil predecir que el valor total de los casi 1.600 tokens y activos existentes se ubique más cerca de los 160.000 que de los 200.000 millones de dólares de aquí a diciembre.



HA ESTALLADO LA BURBUJA



Los profesores del centro universitario suizo también creen que la acción del precio del bitcoin sigue un patrón mediante el que se podría haber anticipado la aguda corrección de enero a marzo. Basándose en otro modelo que predice las burbujas especulativas, el estudio identifica cuatro fenómenos de crecimiento desorbitado de los precios entre 2011 y 2017, seguidos de un “crash del mercado”.



Desde el hackeo del extinto Mt. Gox hasta el pánico desatado por el escrutinio de los reguladores de EEUU y los mercados asiáticos de Corea del Sur y Japón en diciembre de 2017, los matemáticos defienden que a cada burbuja ha seguido un evento que ha desencadenado “una profunda y sostenida corrección”.



Y en el momento actual, la rectificación será proporcional al incremento. Por este motivo, a pesar de que los alcistas defienden que en cuanto se aclare el panorama regulatorio y basándose en el potencial de la blockchain, el precio volverá a incrementarse, los expertos de la ETH de Zurich creen que 2018 será el año de la gran corrección.



Después de todo, el 50% del primer trimestre -60% de máximos a mínimos- que ha perdido el bitcoin después del incremento de un 1900% que se experimentó el 2017 es una minúscula rectificación. El crack de mercado de 2013 dejó una corrección del 91%, después de un auge de más del 1100%. Por este motivo, los investigadores académicos aseguran que el análisis matemático de la acción del precio de bitcoin muestra un camino predecible y facilita a los inversores monitorizar este volátil activo, para prepararse de cara al futuro y no volver a caer en nuevas burbujas.