¿Por qué el dólar ha encajado el último golpe de la guerra comercial entre China y EEUU?

Fuente: WFG
04/04/2018 09:46

De nuevo las tensiones comerciales entre China y EEUU acaparan la atención de los inversores. Washington ha detallado sus planes de imposición de aranceles del 25% sobre unos 1.300 productos de tecnología industrial, transporte y médicos chinos. Y Pekín ha avisado que tomará medidas para contrarrestar la decisión en los próximos días. Con todo, el dólar ha aguantado muy bien el tipo y, de hecho, se mantiene sobre los 106,50 yenes, casi sin cambios en lo que va de jornada. Contra el euro y la libra también prolonga las ganancias del martes.



La causa de que el dólar haya mostrado algo de músculo hay que buscarla, primero, en la mejora del apetito por el riesgo en Wall Street, que se certificó con el auge de un 1% del parqué estadounidense en la sesión de ayer. El impulso en la renta variable ayudó al ‘billete verde’ a estabilizarse después de los recientes declives, aunque su panorama permanezca nublado por la incipiente guerra comercial.



En segundo lugar, la razón de que la divisa estadounidense haya encajado sin demasiados cambios el nuevo incremento en las tensiones comerciales se debe, según explican los expertos de Danske Bank, “a cierto alivio entre los inversores de que el plan arancelario publicado sea finalmente de 50.000 millones de dólares frente a los 60.000 millones previstos inicialmente”.



Este hecho ha apuntalado al dólar, que cotiza en 1,4065 libras, a pesar de los buenos datos económicos publicados en Reino Unido este martes. "La actividad manufacturera más fuerte de lo esperado en el país ni ayudó ni perjudicó a la moneda porque el cambio fue extremadamente modesto, con la diferencia compensada por una revisión a la baja del informe del mes pasado", explica Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management. "Hay una gran cantidad de datos del Reino Unido programados para esta semana, que se escudriñarán con lupa por los inversores, para ver si validan la línea dura del Banco de Inglaterra", añade la experta.



Quien no ha recibido apoyo de la macro últimamente es el euro. La moneda comunitaria se cambia de manos en 1,2270 dólares, donde espera los datos de inflación de la Eurozona, que el mercado anticipa mejores que el mes pasado. De cumplirse las expectativas de que los precios al consumo hayan repuntado hasta el 1,4% en el mes de marzo, “el euro hallará soporte en lo que parece un intento de alcanzar la parte baja del canal entre los 1,2475 y los 1,2240 dólares en el que se halla encapsulado en los últimos días”, indican analistas de Danske Bank.



No obstante, Lien pone el acento en el empeoramiento de la inflación en Alemania y en la cautela exhibida por el Banco Central Europeo (BCE) en cuanto a la retirada de los estímulos. "Hay más riesgos a la baja que al alza para el euro", sentencia la experta de la firma de inversión de Nueva York.