May trazará este viernes los límites de la negociación del Brexit ante su gabinete

Fuente: WFG
02/03/2018 09:57

Sexto capítulo de Theresa May y el Brexit, sexto discurso de la primera ministra ante el gabinete sobre sus planes de gobierno fuera de la Unión Europea (UE). En una comparecencia en el Mansion House de la City londinense, May declarará este viernes a las 14:30 sus intenciones en la negociación con el bloque europeo, tras su encuentro ayer con Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, quien dejó claro que "aparecerán fricciones fuera de la unión aduanera y el mercado único".



Tusk atendió el pasado jueves a un frío encuentro con la responsable de Reino Unido, en el que mostró su descontento frente a las "líneas rojas" que May está trazando sobre las negociaciones. El encuentro se producía apenas 24 horas después del rechazo por parte de la primera ministra al borrador de acuerdo del Brexit propuesto por Bruselas.



En él, el Ejecutivo del bloque europeo destacaba cómo, en caso de no encontrar una solución para mantener la frontera invisible, "el territorio de Irlanda del Norte se mantendrá dentro de la unión aduanera". May afirmaba el pasado miércoles que "ningún primer ministro de Reino Unido podría estar de acuerdo con eso" porque "amenaza la integridad constitucional de la región".



El gobierno británico ha mantenido en las últimas fechas su intención de alcanzar una frontera lo más borrosa posible entre las dos Irlandas, sin embargo, los partidos probritánicos, de los que May necesita el apoyo para gobernar, son contrarios a esta idea y abogan por reintroducir controles fronterizos entre ambos territorios.



El presidente de la Comisión Europea se refirió a los hechos durante su visita, asegurando que estas líneas rojas sobre las que May se cierra "marcarán la relación futura con la Unión Europea". Sin embargo, también considera esta posición un avance sobre el que "empezar a negociar inmediatamente".



Así pues, las previsiones de un discurso agresivo se acentúan, con el horizonte de un Brexit más agitado de lo que ambos bloques desearían para evitar daños colaterales.