Golpe a las constructoras: la baja rentabilidad y la deuda lastran a Ferrovial, Sacyr, FCC y OHL

Fuente: WFG
02/03/2018 08:51

MADRID, 02 MAR. (Bolsamania.com/BMS) .- El miércoles se acabó la temporada de resultados empresariales. Las cinco grandes constructoras fueron de las últimas en rendir cuentas en el mercado. Todas ellas, salvo ACS, han registrado grandes caídas en la bolsa después de unas cuentas con sombras y sin prestar mucha atención a su razón de ser: la construcción. El beneficio total de las cinco ha sido un 128% mayor que el del año anterior.



En conjunto, ACS, FERROVIAL, OHL, FCC y SACYR han registrado mejores números que el año anterior. No obstante, la diferencia es cuando se desgrana una a una. En total, las cinco han ganado 1.492,5 millones en 2017. Los ingresos también han superado los del año anterior, en un 8% hasta los 59.216 millones de euros y la suma de la deuda neta de las cinco grandes constructoras españolas se ha reducido un 21,7% hasta los 9.500 millones de euros.



Sin embargo, ninguna de las cinco ha convencido a los analistas y se han desplomado en bolsa. De hecho, OHL ha sido la única que ha registrado pérdidas de 12,1 millones de euros en 2017 ha sido la que más ha caído en bolsa, un 17,2%. La constructora de Villar Mir encadena dos años consecutivos de “números rojos”, según apunta afectada por los costes de los ajustes de personal y los retrasos y menores márgenes de algunos de sus proyectos de construcción.



El problema llega cuando su actividad de construcción e ingeniería, la razón de ser de la compañía, no genera resultados operativos positivos, por el efecto de proyectos problemáticos. De hecho, los ingresos de la empresa de Villar Mir han caído un 3,7% hasta los 3.342 millones de euros.



OHL presentará el próximo mes de abril el nuevo plan de negocio con horizonte 2020 para iniciar una nueva etapa tras el proceso de saneamiento y reestructuración que emprendió en 2016. En 2017, su deuda neta se ha reducido en un 65,6% hasta los 999,9 millones de euros.



Por otro lado, Sacyr y Ferrovial han cedido algo más de un 4% en bolsa después de presentar resultados. En el caso de Sacyr, el beneficio ha aumentado en un 8,8% hasta los 130,6 millones de euros. Sin embargo, hay que matizar que estos beneficios se deben a REPSOL, ya que es el segundo mayor accionista, y por su actividad internacional. Los resultados del grupo que preside Manuel Manrique incluyen 244 millones de euros por la parte del beneficio de la petrolera.



En el plano operativo, la compañía elevó un 8,1% sus ingresos durante el pasado año, hasta generar 3.092 millones de euros, de los que más de la mitad (el 58%) del total provino del negocio en el exterior. La compañía también ha reducido su deuda en un 8% hasta los 3.421 millones de euros.



Por lo que respecta a Ferrovial, los inversores no han celebrado que haya ganado un 21% más hasta los 454 millones de euros. El 77% de sus ingresos proviene del mercado internacional, de hecho, los dividendos del aeropuerto de Heathrow y la autopista 407 sube a 553 millones de euros. Además, hay que resaltar que la carrera de Construcción supone 11.145 millones de euros, casi la mitad que su cartera de servicios. No obstante, la constructora de Rafael del Pino ha reducido su deuda en un 3,2% hasta los 4.804 millones de euros.



La constructora FCC también ha registrado una caída en bolsa, aunque menos intensa, del 3,7%. La compañía por fin ha cerrado con beneficios después de cinco años en ‘números rojos’. FCC ha ganado 118 millones de euros en 2017. La compañía controlada por Carlos Slim consolida los beneficios fruto del proceso de reestructuración y saneamiento que acomete desde ese año y de la reducción de los gastos financieros. Su deuda ha caído ligeramente (-0.3%) hasta los 3.579 millones de euros y la venta de la filial de la gestora del agua ha supuesto una inyección de 1.000 millones de euros.



Una de las premisas para que los acreedores diesen luz verde al cobro del dividendo era la reducción de la misma ya que para pagar dividendo, FCC debe tener una deuda inferior a cuatro veces su Ebitda, un ratio que a cierre de 2017 se situaba justo en ese umbral. La compañía no reparte dividendos desde hace cinco años y los años anteriores, la cantidad iba siendo menor. El último dividendo que cobraron fue de 0,65 euros.



Finalmente, ACS ha sido la única constructora que ha subido en bolsa, aunque de manera muy ligera, un 0,04% arriba. La compañía de Florentino Pérez ha aumentado un 6,8% su beneficio hasta los 802 millones de euros. Además, ha ingresado un 9% hasta los 35.000 millones de euros y ha logrado reducir su deuda un 87% hasta los 153 millones de euros.



El rendimiento de la compañía ha estado en línea con las previsiones de los analistas, que además aplauden "una generación de caja por encima de lo esperado". Además, ACS ha sopesado incrementar algo su dividendo.



En este caso, hay que resaltar que la empresa presidida por Florentino Pérez indicó que el beneficio de la actividad de construcción se ha incrementado un 24,4%, "respaldado por la excelente evolución de Hochtief y sus filiales", según aseguró en nota de prensa. En concreto, la contribución al beneficio consolidado de todo el grupo de su filial alemana ha crecido un 35%.