Maduro inicia la venta de su criptomoneda petro para combatir el aislamiento económico

Fuente: WFG
21/02/2018 09:37

MADRID, 21 FEB. (Bolsamania.com/BMS) .- El periodo de preventa de la criptomoneda gubernamental venezolana 'petro' ha comenzado. Una fase inicial con una duración de un mes, en la que la administración bolivariana ofertará el 82,4% de los 100 millones de tokens previstos para el lanzamiento y por los que espera que las arcas nacionales reciban 3.300 millones de dólares.



La popularización de las criptodivisas durante los últimos años ha puesto el foco mediático sobre un sistema capaz de realizar transferencias sin necesidad de intermediarios y de modo completamente anónimo. Venezuela, sumida en una tremenda crisis económica, social y política, tratará de apostar por la emisión de su propia moneda digital para financiarse y superar el bloqueo que tanto Europa como Estados Unidos mantienen sobre el país.



El propio Donald Trump anunció la semana pasada que no dudará en imponer mayores sanciones al país en el caso de que fuera necesario, como limitar el suministro de gasolina o prohibir la compra de crudo por parte de refinerías estadounidenses en Venezuela, con tal de condenar el liderazgo de Maduro y seguir presionando para acabar con el régimen socialista.



Las 'petros', que representan la primera criptodivisa acuñada por una administración gubernamental en la historia, se encuentran respaldadas por las reservas de petróleo, gas y diamantes del país sudamericano, en un insólito ejercicio de suplantar el sistema fiduciario actual, y de volver a la idea del dinero amparado por la riqueza de un país, anterior al presidente Richard Nixon.



ETHEREUM SOPORTARÁ LAS 'PETROS'



La idea es simple: cada 'petrodivisa' está ligada al valor de un barril de petróleo del gobierno venezolano, lo que a día de hoy representa más o menos unos 60 dólares al cambio . En sí mismo, este hecho es ilegal, según establece la propia ley venezolana, que genera un compromiso por parte de la administración bolivariana de entregar un activo, como son las reservas petroleras, a un inversor privado. Asimismo, el precio del crudo no fluctúa libre, sino que es susceptible de ser alterado intencionadamente por los responsables monetarios y económicos del mercado, algo que contradice completamente la que hasta ahora había sido la base de la concepción de las criptodivisas.



En concreto, las 'petros' se encuentran cargadas sobre la cadena de blockchain de Ethereum, y cuya creación y venta se basa en el token 'ERC20', ficha que permite su integración con la gran mayoría de contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas que existen ya en funcionamiento dentro de esta.



Así, el gobierno venezolano pretende finalizar esta primera fase del proceso vendiendo un 82,4% de los 100 millones de tokens que espera emitir, de los cuales el 55% serán propiedad de la propia administración pública. De esta forma, el gobierno de Nicolás Maduro pretende ingresar, al terminar por completo el proceso, una suma de 3.300 millones de dólares (2.673 millones de euros al cambio).



Una vez terminada esta primera etapa, en la que la adquisición de tokens será únicamente posible a cambio de la propia moneda de Ethereum, 'ether', la venta de las criptomonedas bolivarianas será de dominio público a través de una ICO (Initial Coin Offering) u 'oferta inical de criptodivisas'. Una vez agotadas las existencias, el precio fluctuará ligado al valor del crudo y los compradores deberán acudir al mercado secundario para negociar su obtención, siempre bajo la aprobación del gobierno socialista, quien posee la capacidad de bloquear las transacciones. Otra de las principales diferencias con el resto de criptodivisas.



EEUU AMENAZA A LOS COMPRADORES



De este modo, Maduro podría ser capaz de eludir el bloqueo de los Estados Unidos y Europa, y obtener reservas de moneda verde para su financiación. La oposición al régimen en Venezuela ya ha alertado del dudoso respaldo, de lo que ni siquiera considera una criptomoneda, sino una 'digitalización de sus reservas' emitida por un banco central que no ha conseguido asegurar la viabilidad de su propia moneda tradicional. Por su parte, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha avisado de que la obtención de 'petros' "se considerará en extensión como financiar el gobierno venezolano, lo que podría exponer al comprador a riesgos legales".