Abe se decide por Kuroda para un segundo mandato en el Banco de Japón

Fuente: WFG
16/02/2018 09:06

Después de sembrar la incertidumbre acerca de quién se situaría al frente del Banco de Japón (BoJ) durante los próximos cinco años, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, por fin se ha decidido por Haruhiko Kuroda. Así, el actual artífice de la política expansiva del Gobierno japonés, conocida como 'Abenomics' asumirá un segundo mandato en el cargo, después de que fuera nombrado por primera vez en 2013.



La decisión de Abe da carpetazo a la especulación sobre que el supervisor nipón podía iniciar un giro en su la política ultra-flexibilizadora y unirse al resto de bancos centrales mundiales en el endurecimiento de las condiciones monetarias. Durante semanas, el primer ministro del país ha postergado el anuncio, alimentando la incertidumbre, y “se ha interpretado como falta de apoyo por parte del Gobierno de Abe hacia la política del banco central”, señala Boris Schlossberg, analista de BK Asset Management.



Este hecho, unido a otros factores, como un repunte de la volatilidad que incrementa la ansiedad entre los operadores y la reciente corrección de las bolsas ha provocada la entrada de las compras en el yen, que se cambia en las inmediaciones de las 105,00 unidades por cada dólar. La moneda ha confirmado “su posición como valor refugio, por encima del franco suizo”, explican analistas de Rabobank, que añaden que “en la reciente crisis bursátil ha visto aumentar su demanda como ‘safe haven’”.



A los factores que explican el auge del yen los expertos del banco holandés añaden que, durante meses, “el mercado ha estado ignorando en gran medida las garantías de que Kuroda sigue plenamente comprometido con el gran programa de política ultra expansiva del bancocentral”. “El fuerte crecimiento en Japón y la mejora del mercado laboral han suscitado sospechas de que el supervisor monetario podría comenzar a retractarse en el futuro próximo”, añaden.



En este sentido, los analistas de Danske Bank llaman a estar muy atentos a cualquier intervención de Kuroda. “En este punto, parece que es lo único que puede ofrecer soporte al dólar/yen”, comentan. Si no hay declaraciones fuera de programa, el mercado deberá esperar a la próxima reunión del banco central de marzo para escuchar a gobernador del BoJ, que permanecerá en el cargo hasta 2023.



PRIMERA REELECCIÓN EN EL BOJ EN MÁS DE 50 AÑOS



La propuesta de nombramiento de Kuroda ha sido remitida este viernes por el primer ministro al comité directivo de la cámara baja de la Dieta, el parlamento japonés, junto con las nominaciones de Masayoshi Amamiya y Masazumi Wakatabe como subgobernadores del banco central nipón.



Kuroda, de 73 años, asumirá un segundo mandato de cinco años al frente del Banco de Japón, algo inusual en el país, ya que ningún banquero central había sido reelecto desde 1961, lo que sugiere el interés de Abe en que el responsable de aplicar los agresivos estímulos monetarios para dejar atrás la crisis sea el encargado de pilotar su gradual retirada y normalización de la política monetaria.



El nuevo mandato de Kuroda como gobernador del Banco de Japón dará comienzo el próximo 9 de abril, mientras que los dos subgobernadores asumirán sus funciones el 20 de marzo, tras la salida de Hiroshi Nakaso y Kikuo Iwata. La próxima reunión del Banco de Japón está prevista para los días 8 y 9 de marzo, por lo que el primer encuentro bajo la nueva dirección será el previsto para los días 26 y 27 de abril.



Desde que asumió la presidencia del Banco de Japón en marzo de 2013, Kuroda ha acometido una serie de agresivas medidas de estímulo monetario cuantitativo y cualitativo en el marco del plan económico diseñado por el Gobierno nipón, conocido popularmente como 'Abenomics'.



En abril de 2013, en su primera reunión con Kuroda al frente, el Banco de Japón anunció una batería de medidas de estímulo que incluía duplicar la base monetaria y las cantidades de deuda pública y otros instrumentos financieros adquiridos por la institución con el fin de alcanzar una meta de inflación del 2% en un plazo de dos años. En enero de 2016, casi tres años después de su nombramiento, Kuroda llevaría al Banco de Japón a instaurar un tipo de interés del -0,1% a las nuevas reservas generadas por la banca en respuesta a la caída registrada entonces por los precios del petróleo.