Fuchs (CDU) asegura que el gasto se mantendrá estable, a pesar del mandato socialista

Fuente: WFG
13/02/2018 18:24

El pacto de la 'Gran Coalición', que permitió formar gobierno en Alemania cuatro meses después de las elecciones, dejó entrever una Angela Merkel más debilitada, en lo que será su cuarto mandato consecutivo, gracias al pago de varios sacrificios.



La 'fumata blanca' que se levantó el pasado 7 de febrero resultó en la entrega, por parte del partido conservador CDU-CSU presidido por Merkel, de los ministerios de Finanzas, Exterior, Justicia y Trabajo a los socialdemócratas liderados por Martin Schulz (SPD).



El ministerio de finanzas está ahora en manos de Olaf Scholz, ex alcalde de Hamburgo y miembro del ala más liberal del partido. Un hecho que podría poner en peligro las finanzas del país al perder disciplina fiscal, según aseguran integrantes del CDU.



Una de estas voces críticas, que surgen desde el otro extremo del pacto, es la de Michael Fuchs, ex miembro del parlamento bajo el mandato de Merkel.



"En el acuerdo de la coalición, está muy claramente estipulado que no se producirá un aumento de la deuda", dijo Fuch. "Como llevamos haciendo los últimos cuatro años, el presupuesto se mantendrá sin desvíos, manteniendo la deuda a cero. Soy positivo de que no se produzca ningún cambio."



Sin embargo, ya el hecho de reemplazar al antiguo ministro de finanzas, Wolfgang Schauble, gran crítico de la política fiscal irresponsable de varios países de la eurozona, supone un cambio. Su recambio, Scholz, ha recalcado, en cambio durante varias ocasiones, su contrariedad a dirigir otros Estados europeos bajo las mismas reglas que Alemania.



Asimismo, el mandato no resultará sencillo para Merkel, recalcó Fuch, quien ve un grave problema el combatir la nueva oleada de grupos independentistas, quienes tratarán de desbancar a la presidenta de su puesto, que ya no está 'para estos trotes'.



"Mekel tiene 62 años, más cuatro, tendrá 66 al final de este periodo. Veremos un nuevo líder en el CDU", afirmaba el ex ministro. Sin embargo, a día de hoy, no hay ni una pista que indique quién podría ser el sucesor de la presidenta para 2022.