ANÁLISIS TÉCNICO I 5. TEORÍA DE DOW (Y DE POR QUÉ NUNCA UTILIZÓ EL ANÁLISIS TÉCNICO).

5. Teoría de DOW (y de por qué nunca utilizó el análisis técnico).
 
Charles H Dow fue un periodista y economista nacido en Connecticut a mediados del siglo XIX. Trabajó desde joven para ayudar a su familia (su padre murió cuando él cumplió los seis años) y nunca pudo terminar estudios superiores. Desde los 21 años se dedicó al mundo de los periódicos.

En la agencia de noticias Kierman conoció a su colega Edward David Jones y si ustedes mismos siguen su intuición entenderán que estos dos señores son los creadores del índice Dow Jones americano.

En 1882 crearon una agencia de consultores financieros (Dow Jones & Company) y además son los fundadores del célebre periódico financiero The Wall Street Journal.

La teoría de Dow se centraba en describir el comportamiento del mercado: siempre trató de localizar tendencias, no de anticiparse a ellas. Utilizaba el comportamiento de los mercados de valores como barómetro del clima económico. Dicha teoría se funda en seis principios básicos, pero antes de empezar a describirlos veo necesario dar ya nuestra primera noción de tendencia, antes de definirla completamente en  el próximo artículo.

Baste con entender ahora que las cotizaciones de los valores normalmente se mueven hacia alguna dirección, que es lo que se entiende por tendencia:  hacia dónde se mueve el mercado. Un mercado en tendencia alcista tendrá cierres superiores cada día, una tendencia bajista indica que los precios son cada vez más bajos y una tendencia lateral nos dice que no hay ninguna tendencia definida (es lo más normal en un valor, que la mayor parte del tiempo estén laterales o “planos”). Las tendencias no significan que cuando sea alcista el precio siempre suba o cuando sea bajista siempre baje: nunca veremos una cotización de un valor que no tenga picos y valles. Sin embargo en un mercado alcista los diferentes valles de la cotización de un valor serán cada vez superiores (ojo: los mínimos –valles-, no los máximos-picos-) y en uno bajista los picos serán cada vez menores.

Y ahora pasemos a describir los principios de la Teoría de Dow:

  • El primero: Como ya hemos visto antes como premisa del análisis técnico, el precio lo descuenta todo: el juego de oferta y demanda que sufren los precios de cualquier activo se admiten suficientemente recogidos por los valores medios de éstos últimos.
  • El segundo: El mercado tiene tres movimientos simultáneos. Movimiento Primario o de largo plazo, cuya duración puede ser de un año a varios. Reacciones Secundarias, con una duración total desde unas tres semanas a varios meses. Otros movimientos, de muy corta duración que suelen ir de varias horas a unas semanas y que normalmente son movimientos que pueden ser controlados por participantes o inversores del mercado. Estos movimientos los entenderemos mejor en el próximo punto, cuando hablemos de las tendencias.
     
  • El tercer principio de la teoría de Dow señala que los movimientos primarios suelen cristalizar en tres fases: La de Acumulación, los inversores con mayor información o los más activos empiezan a empujar el precio hacia arriba. La de Consolidación, cuando los llamados seguidores de tendencia consolidan el movimiento. Y la de Distribución, coincidente con la masiva participación de los inversores con menos posibilidades de información que coincide normalmente también con el fin de las fases y con una caída de precios en tendencia alcista o subida en tendencia bajista.
  • El cuarto: Los diferentes índices bursátiles deben confirmar las tendencias alcistas o bajistas. No basta solo con que baje el IBEX industrial, debe bajar también el financiero, el de servicios... para poder confirmar una tendencia bajista. Dow se refería en este caso a los dos índices que él mismo había creado: el industrial y el de ferrocarriles.
     
  • El quinto: El volumen confirma la tendencia: El volumen de operación debe subir conforme el precio se mueve en la dirección la tendencia y bajar cuando el precio va en contra de ésta.
     
  • El sexto y último: Una tendencia se mantiene vigente hasta el momento en que muestre señales claras de cambio de dirección.Momento de sonreír y sacar pecho: Ventajas del análisis técnico. Momento de sonreír y sacar pecho: Ventajas del análisis técnico.

Podemos considerar como ventajas del uso del análisis técnico:

- Que detecta cambios de tendencia antes que el fundamental.
- Que se puede usar tanto en el largo plazo, como en el medio, como en el corto.
- Que se puede aplicar a todo aquello que tenga precio y se negocie: acciones, bonos, materias primas, divisas, lavadoras...
- Y, sobretodo, que además de ser más barato que el fundamental requiere menos tiempo, por lo que, echando unas ojeadas al gráfico, uno puede tener una visión global de lo que pasa en los mercados.


Pero no todo son ventajas... se suele achacar al análisis técnico:

- Que no es una ciencia exacta, que la interpretación de formaciones o de los osciladores es muy subjetiva. Aunque claro, ¿qué no lo es en el mundo de la bolsa?
- Que la historia no siempre se repite.
- Que ni siquiera se fija en los fundamentales. Sin embargo hoy en día hay un cambio creciente: los fundamentales me dicen en qué valor debo entrar y el técnico me dice cuándo.
- Que las figuras se terminan porque muchos operadores lo utilizan. A mi me parece increíble que esto se utilice como crítica, pero así es. En fin, yo creo que es una ventaja: cuanta más gente use el análisis técnico más gente recibirá la misma entrada para comprar y por tanto el valor subirá. Aunque claro, no hay que olvidar que esto no es matemática pura, como ya dijimos, así que no todos ven lo mismo en la misma cosa.

Es cierto que en estos tiempos el análisis técnico no está muy bien visto y me hace gracia. Evidentemente un estudio de las consecuencias no debe ser tan valorado como uno de las causas, pero en bolsa no hay nada exacto. Y a la gente que hace un buen análisis técnico les aseguro que no les va mal. El problema clave es que hay tantas y tantas personas que consideran sus sistemas o sus análisis palabra de dios. Y claro, se equivocan. En bolsa no hay verdades absolutas ni nadie tiene la razón en todo. No hay genios con bolas mágicas que puedan predecir el futuro. Es más, ni siquiera es importante. La única verdad es que cuando se equivoca no hay más que reconocer el error y cortar pérdidas. Y cuando acierta, dejar correr ganancias. El hecho es que fallaremos más de lo que acertaremos, hay que aceptarlo.
Solo está usted, su trabajo y su espíritu crítico. Y lo mejor de todo esto es, como dice Oscar Germade, que antes o después los mercados ponen a cada uno en su sitio.

1 2 3 4 5 6

Volver al índice

Si deseas más información, no dudes en contactar con nuestro Centro de Atención al Cliente: 902 50 50 50.