CFDs

CFDs

¿Qué son los CFDs?

Los CFDs (Contratos por Diferencias), son acuerdos entre dos partes para intercambiar la diferencia entre el precio de compra y el de venta de un activo subyacente, sin necesidad de ser titular del mismo.

A través de los CFDs puedes negociar Acciones, ETFs, Índices y Materias Primas de más de 20 mercados organizados en todo el mundo.

¿Cómo funcionan los CFDs?

Para abrir una posición con CFDs tienes que depositar una cantidad en concepto de garantía, permitiéndote operar en un producto por una cantidad inferior de la que sería necesaria si negociaras directamente en el mercado. Esto se conoce como apalancamiento.

¿Cuáles son las ventajas de operar con CFDs?

Operar con CFDs ofrece múltiples ventajas al inversor, entra las que destacan:

  • Apalancamiento de hasta 20 veces.
  • Obtener ganancias cuando los mercados bajan (posiciones cortas).
  • Recibir en cuenta los dividendos en caso de posiciones largas (en las posiciones cortas se cobra).
  • Sin gastos de liquidación, administración y custodia.
  • Sin vencimiento, puedes mantener una posición abierta el tiempo que desees.
  • Gran variedad de mercados para diversificar tus inversiones.
  • Posibilidad de realizar coberturas de tus posiciones.

Operar con CFDs:

Subyacentes: dispones de más de 7.000 Acciones, 20 Índices, Materias Primas (Oro, Plata, Cobre EEUU, Crudo,etc) y ETFs.

Long: una posición larga se da cuando se abre una posición comprando y se cierra vendiendo. Así, obtendremos ganancias si el precio del activo subyacente sube.

Short: cuando se abre una posición vendiendo y se cierra comprando, hablamos de posición corta. Así, obtendremos ganancias si el precio del activo subyacente baja.

¿Conoces el alto riesgo que implica operar con CFDs?

Las operaciones con garantía suponen un alto riesgo para el inversor. Dado que se mantiene una posición que excede el valor real de la cuenta, un inversor podría sufrir pérdidas sustanciales si el mercado se mueve en contra de su posición. Se requiere una vigilancia constante, conocimiento y buen juicio. La operación con garantía requiere un control exhaustivo de su utilización, es decir, la cantidad de garantía en uso para mantener las posiciones. Si la utilización de la garantía excede la garantía disponible para la operación, las posiciones se deben cerrar o reducir, o bien destinarse fondos adicionales para cubrirlas.